#LaRecetadeElNumeral – Mermelada de Quinotos

0 83

En esta época del año, saco la olla mas grande que tengo, esa bien noble y de fondo grueso, enciendo los fuegos y comienzo a cocinar el dulce que me remota a mi infancia muy similar a los que solía hacer mi abuela.

El quinotero es un árbol generoso, que si se cuida adecuadamente cada año dará mas y mas frutos…y de mejor sabor. Con el dulce de quinotos se puede realizar varias recetas como muffins, budines, tortas… o bien se puede disfrutar en el desayuno con  pan con manteca o simplemente para algun relleno.Si se ponen a comparar con otras  recetas esta no es la convencional, en mi caso prefiero trozar los frutos en porciones pequeñas, retirar las semillas y colocarlas en un lienzo para aprovechar toda la pectina que le aportan a la preparación para que sea una mermelada con buen cuerpo y color. Y al trozar los frutos, resulta mas fácil de untar una vez convertida en dulce.

Ingredientes:
1kg de quinotos lavados
850g de azúcar
agua solo para cubrir
1 cuadrado de tela tipo gasa o lienzo quesero.

Preparación:
Cortar lo quinotos a lo largo y luego en cuartos. Retirar y reservar las semillas. En una olla amplia y de fondo grueso colocar los quinotos, el azúcar y las semillas, dejar reposar al menos 2 horas.
Una vez transcurrido ese tiempo, cubrir con agua y llevar a fuego fuerte durante 5 minutos o hasta que rompa hervor. En ese momento, bajar el fuego y cocinar revolviendo de tanto en tanto durante  1 hora y media o hasta lograr el punto deseado.
Retirar del fuego, llenar frascos de vidrio, previamente esterilizados, taparlo inmediatamente para que la mermelada se enfríe dentro del frasco cerrado.
Tips:
Para ver el punto justo del dulce, verter una cucharadita del mismo sobre un plato, dejar enfriar unos minutos y chequear. Si tiene la consistencia deseada esta listo, si aun se ve ligero continuar la cocción.
Para poder guardar los frascos durante algún tiempo, se recomienda pasteurizar los mismos. El proceso de pasteurización se realiza una vez que los frascos están llenos y tapados. Se colocan dentro de una olla, sobre una rejilla o un paño,  se cubren con agua. Se llevan a fuego medio y una vez que rompe hervor, se cocinan 35 minutos.
Luego se retiran, se secan y están listos para guardarlos en lugar fresco y seco.

Leave A Reply

Your email address will not be published.