La lucha de la Cooperativa de Trabajo Extrusora del Sur

0
304

Conversamos con los trabajadores de la Cooperativa de Trabajo Extrusora del Sur, de Remedios de Escalada, sobre la situación que atraviesan. Su presidente, Marcelo Benítez; el Secretario Alfredo Acuña y el Tesorero Néstor Bua contaron a #ElNumeral su historia y actualidad.

¿Cuándo y cómo se inició el conflicto en la fábrica?

Para fines de 2013 veíamos que ya no daba para más la situación porque los dueños no pagaban y habían puesto un gerente que quería tirar abajo la fábrica. Producíamos un diez por ciento de lo que se podía producir y lo que se recaudaba la dueña se lo llevaba. Con Marcelo fuimos buscando como resolver el problema que había, se hablaba de hacer una cooperativa para salvar las fuentes de laburo, yendo a La Plata, hablando con distintos abogados; nadie nos daba una respuesta hasta que nos contactamos con Luis Caro, del Movimiento de Fábricas Recuperadas, y en diez minutos de charla con él fue encaminando todo. Nos organizamos dentro y fuera de la fábrica. Fuimos de a poco porque había gente a la que no se le podía decir cómo estaba la situación porque iban a ir a contarle a los dueños, así que fuimos con los de confianza.

¿Cómo llegaron a constituirse en Cooperativa?

Se hizo una reunión con todos los compañeros y se tomó la decisión de la huelga activa que acompañaron todos. Lo bueno es que nadie quedó en la calle, salvo los que se quisieron ir por voluntad propia o los que se mandaron una “macana”. En ese momento éramos 70 familias, hasta ahí no había aportes, obra social, ni ART. Estábamos peor que en negro, porque te descontaban y no pagaban. Luego, fuimos a hablar con el gerente, ambos turnos, y no le quedó otra que renunciar y las dueñas tampoco volvieron a entrar. En el medio se perdió el galpón de al lado porque lo remató el banco y después venían por el nuestro, la cooperativa y gracias a los diputados del FpV Fernando “Chino” Navarro y Miguel Funes se sancionó la expropiación del lugar y con eso paramos el primer remate de este lugar donde ahora estamos. Luego vino la segunda sanción y salvamos que esto se lo quede el banco. Aluar también vino a buscar las máquinas, estaba todo embargado y gracias a la cooperativa se salvaron las máquinas, el lugar y preservamos las fuentes de trabajo. Hoy seremos entre 60 y 70 familias, más el trabajo indirecto, porque todos los proveedores son de la zona.

¿Cómo se siguió con la producción en el medio del proceso?

Fue complicado pero tuvimos la buena voluntad de proveedores y clientes, muchos de ellos nos adelantaron plata de trabajos futuros. Los dueños habían dejado deuda por todos lados y empezamos a trabajar destinando un pequeño porcentaje para pagar deudas y en ocho meses fuimos cancelando todo. Después empezamos a mejorar, compramos camiones, camionetas, autos de cobranzas y acá hoy por hoy tenemos 15 días de vacaciones, obra social, aguinaldo y seguro de accidentes personales. No podemos tener ART como cooperativa pero tenemos cobertura. Estamos mucho más protegidos que antes y las cosas están funcionando bien. La fábrica  está trabajando al noventa por ciento de su capacidad en tres turnos.

¿Qué se produce?

Nosotros hacemos matrices. Todo lo que sea con aluminio: puertas, ventanas, módena doble vidrio, vidrio simple, paño fijo, caños, planchuelas. Es decir, abastecemos no solo carpintería de aluminio sino  a la  industria. Por ahora no comercializamos al público, tenemos el local de la esquina y la idea era abrirlo pero se nos cortó muchísimo, tuvimos ajustes de tarifas. No pudimos pasar los costos porque el mercado no lo podía soportar y acortamos nuestro margen de ganancia y ahora estamos esperando recuperar. No todas las extrusoras tienen la capacidad de fabricar lo que hacemos acá, hay matrices que no están en otro lado. Más allá de salvar la fábrica salvamos de proveer al mercado. Tenemos alrededor de 2500 o 3000 matrices y 5 matriceros trabajando en el sector. Muchos de los compañeros tienen muchísimos años de experiencia, entre 10 y 25 años, solo los más nuevos que entraron siendo cooperativa, que son hijos o amigos recomendados por los mismos socios.

¿Cuál es la situación de la habilitación municipal?

Hoy por hoy está trabado. Nosotros no queremos incumplir una ley pero no vamos a dejar de trabajar porque alguien no nos dejó una habilitación, la ley dice que la deuda se le reclama al anterior dueño, por lo que no nos permiten estar en orden, si quieren venir a hacer una inspección está todo en orden. Además, las cooperativas tienen la exención de ingresos brutos pero uno de los papeles que te piden es la habilitación, como no lo tenemos seguimos pagando y nos genera un perjuicio grave.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here