#LaRecetaDeElNumeral – Red Velvet

0 171

Esta receta es una de las clásicas tortas del mundo de la pastelería. Su intenso color rojo terciopelo y su exquisita jugosidad nos ha conquistado a todos, ni hablar de lo atractivo de su presentación, cargada de dramatismo y misterio, que deja a todos impresionados. El sabor de este bizcocho es uno de mis preferidos, y suelo prepararlo con frecuencia pero presentado de diversas formas: desde el tradicional torta, cupcakes o budines.

Receta red velvet 

170 gr de manteca

450 g de azúcar

500 g de harina 0000

3 huevos

2 cdas. de colorante rojo comestible

15 gr. de cacao en polvo

1 cdta de vainilla

1,5 cdta de sal

350 ml. de crema

1,5 cdtas. vinagre

1,5 cdtas de de bicarbonato sódico

Para el frosting

150 gr. queso crema

75 gr. azúcar impalpable

150 ml. crema de leche

Precalentamos el horno a 180ºC.  Enmantecamos nuestro molde y reservamos.

En otro bol tamizamos la harina, el cacao en polvo y la sal, reservamos.

En el bol de la batidora ponemos la manteca a temperatura ambiente junto con el azúcar y batimos hasta obtener una masa esponjosa, ligera y blanca.

Añadimos los huevos uno a uno, batimos bien después de cada adición. Agregamos la vainilla junto al colorante, mezclamos hasta integrar y conseguir que nuestra masa quede uniforme.

Ponemos el bicarbonato en un bol, añadimos vinagre y mezclamos (este empezará a realizar pequeñas burbujas, pero es normal). Agregamos la mezcla de bicarbonato a la masa y mezclamos bien hasta integrarla

Ahora incorporamos a la masa la mezcla de harina y cacao junto  con la crema, lo hacemos de forma alterna hasta completar y conseguir que nuestra masa quede homogénea.

Vertemos nuestra masa en el molde que vamos a utilizar y lo introducimos en el horno pre-calentado durante 60 minutos aproximadamente, o hasta que pinchemos nuestro bizcocho y veamos que  sale limpia.

Transcurrido el tiempo, sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar durante 10 minutos en el molde. Desmoldamos y lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Mientras se enfría nuestro bizcocho preparamos el glaseado, para ello ponemos el queso en un bol, lo batimos ligeramente y añadimos el azúcar, mezclamos hasta conseguir una crema suave. Después le añadiremos la crema que previamente habremos montado y lo mezclamos con movimientos suaves hasta que estén bien integrados ambos ingredientes, conseguiremos una crema ligeramente untuosa que pondremos sobre el bizcocho o que la utilizaremos para acompañarlo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.