Te lo resumo así nomás, rompiendo mitos de la Economía

0 25

“Tus dólares no son tus dólares…los emiten en EE.UU”…

“Queremos que el gobierno no nos prohíba ahorrar”…

Los habitantes de las grandes ciudades, como los de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o los centros del conurbano, cercano a la misma, suelen considerarse a sí mismos como ciudadanos del mundo, cuya pertenencia al mismo está marcada por el dólar estadounidense.

En el mundo de la globalización neoliberal la libertad se mide en dólares, y los derechos cotizan en bolsa.
Detrás del reclamo de “libertad” de la clase media, se evidencia un fuerte individualismo, alentado por los intereses económicos más concentrados.

¿Quiénes reciben dólares en nuestra economía? Los sectores exportadores, que venden sus productos en el exterior. En Argentina, esos sectores están ligados a la producción de bienes agropecuarios, alimenticios, y recordemos que gracias a las medidas de liberación de los mercados, los poseedores de las mismas no tienen obligación de liquidarlas en el país.

Esos sectores que cobran dólares y pagan sus costos en pesos, empujan a la devaluación, “liquidando”, vendiendo menos dólares en el mercado. Mientras esto sucede, los sectores que compran dólares, ya sea los industriales que usan insumos importados, quienes viajan al exterior o desean ahorrar en dólares y las empresas multinacionales que giran sus ganancias hacia sus casas centrales, impulsan la demanda de divisas.

Cuando la presión alcista es fuerte, la depreciación de la moneda, devaluación, hace que aumente el precio del dólar, y esto se traslade a los precios, vía aumento de insumos importados y/o vía encarecimiento de los productos exportables.

La manera de frenarlo es que la autoridad monetaria venda, los dólares de sus reservas, que pueden provenir de la liquidación de exportaciones o endeudamiento…o que le ponga límites a la compra de dólares por parte de los ciudadanos argentinos, privilegiando a quienes importan insumos básicos y limitando a quienes giran dólares al exterior.

Esta última medida, es la que horroriza a “los ciudadanos del mundo”, aun a quienes en su vida vieron un dólar, pero que exigen “libertad” para comprarlos, para poder viajar, aunque no hayan traspasado los límites de la Gral. Paz.

Hoy la fuga de dólares es escandalosa y en una semana el tipo de cambio trepo a $21, la demanda fue impulsada por los tenedores de títulos en pesos que transformaron sus pesos en dólares y los enviaron a otras “plazas”, hoy posible por la eliminación de los controles a la compra de divisas, “cepo”. Claro que los economistas liberales consideran que esto es consecuencia de la “aplicación de un impuesto a las tenencias financieras”, de la última reforma tributaria…claro la culpa es la de una faceta “intervencionista” de los ortodoxos…y no al alto nivel de endeudamiento de nuestro país, que “genera desconfianza en los mercados internacionales” …

Para frenar la fuga, el Banco Central aumenta la tasa de interés, de los títulos públicos, para tentar a los “inversionistas” a no dolarizar sus carteras…pero… ¿Los propietarios de los capitales internacionales, leen en ese aumento, la desesperación de una administración, que financio la “libertad cambiaria “con endeudamiento…El final de la historia…? Abierto…si como la economía que defienden los ultraortodoxos funcionarios que pedirán más ajustes a quienes no pueden ni siquiera comprar un paquete de fideos, pero que votaron para poder comprar dólares libremente…

Leave A Reply

Your email address will not be published.