#LaRecetaDeElNumeral – Crème Brûlée

0 24

La clásica Crème Brûlée es  un plato atractivo, que no tiene mayor complicación, sólo hay una premisa, y es utilizar los mejores ingredientes que puedas conseguir. Utiliza leche y huevos frescos, así como vainas de vainilla de buena calidad en lugar de extracto. Si no encuentras las vainas con facilidad, puedes sustituirlas por pasta de vainilla, el resultado será igualmente delicioso.

Existe cierta polémica en cuanto al origen de este postre, algunos lo consideran francés, ya que la primera mención del mismo aparece en Francia en 1961, concretamente en el libro de Francois Massiolot. Aunque también los ingleses se atribuyen el origen de la misma, y argumentan que es más cocina por su nombre francés debido a que es un postre muy popular en Francia.  Finalmente los catalanes afirman que es una adaptación francesa de su crema catalana quemada.En cualquier caso, y más allá de su origen, sólo puedo decir, que es un postre que no puede faltar en ningún recetario. Además en la actualidad, podemos encontrar multitud de recetas, como cupcakes, macarons, cheesecake,  etc, que han sido versionadas con esta deliciosa crema quemada. Este es un de mis postres preferidos para servir en cualquier cena.  Creo que lo tiene todo, es suave, fácil de preparar, delicioso, y además causa sensación siempre que lo presentas. ¿Qué más se puede pedir?  Espero que lo disfruten. 

INGREDIENTES 8 UNIDADES.

800 ml de crema de leche

200 ml de leche

150 g de azúcar

8 yemas de huevo

1 vaina de vainilla

Azúcar extra para espolvorear

PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 165ºC

Abrimos la vainia de vainilla por la mitad y raspamos con ayuda de un cuchillo el interior de la misma.

Vertemos la crema, la leche, el azúcar, la vaina y las semillas de vainilla en una olla, calentamos a fuego medio hasta que casi rompa a hervor, retiramos la vaina de vainilla. Batimos las yemas de huevo en un bol, y sin dejar de mezclar agregamos lentamente la leche caliente al mismo, lo haremos añadiendo poco a poco de forma que las yemas se vayan calentando, pero sin que éstas se nos cuajen. Repartimos la mezcla en moldes aptos para el horno. Seguidamente los colocamos en una bandeja de horno, y vertemos agua caliente hasta que cubra más o menos la mitad de los moldes.

Introducimos la bandeja en el horno, y horneamos durante 40 minutos.

Sacamos los moldes del horno y dejamos que se enfríen a temperatura ambiente. Posteriormente los introducimos en la heladera durante unas 4 horas antes de servir.

Antes de servirlas, las espolvoreamos con azúcar y con ayuda de un soplete calentamos la superficie hasta que caramelice.

Leave A Reply

Your email address will not be published.