El aumento salarial como causa de la inflación

0 102

“Es por culpa del salario

cacareaban los doctores

esquilmando mis valores

me parlaban de inflación

 

No hagas olas con la teca

moderate en las demandas

que los precios piden andas

si te ven derrochador…”

 

(Tango Inflación del “Rodro de Celina…publicado por Andrés Asiain en Manual de Zonceras Económicas)

 

Un argumento esgrimido por los sectores empresarios cada vez que se discuten los aumentos salariales en las paritarias es el impacto de estos aumentos en los precios. Esta discusión responsabiliza a los trabajadores por la inflación, de manera tal que la propuesta estabilizadora consiste en parar los incrementos salariales para frenar los aumentos en los precios.

En este razonamiento lo que habría que aclarar, que los incrementos salariales afectan a los costos, y para que “generen inflación” deben trasladarse a los precios. Ese traslado es una decisión empresarial, en tanto y en cuanto, la empresa no absorbe el incremento de costos, afectando su margen de ganancias.

Por otro lado, los aumentos salariales intentan recuperar la pérdida del poder de compra que ocasiono el previo aumento de precios.

O sea que plantear si los salarios o los precios aumentan primero, se parece mucho al debate sobre “¿Quién nació primero el huevo o la gallina?”

Mejor es centrarse en cómo se van a determinar los ingresos a futuro, o sea, mejor es discutir sobre ¿Cómo hay que distribuir el ingreso?

Quienes proponen aumentos paritarios por debajo del aumento de precios, están proponiendo una baja de la inflación a costa de una disminución real en el salario de los trabajadores; o sea una caída en el nivel de compra.

Este tipo de política solo es aplicable en el marco de una elevada tasa de desempleo y debilitamiento de las organizaciones sindicales y esta situación es posible en un contexto de ajuste, apertura y represión como mecanismos persuasivos.

Por otro lado, no hay que perder de vista que las paritarias son una herramienta clave para recomponer salarios y evitar el deterioro de los ingresos de los trabajadores en un periodo inflacionario. Pero también constituyen una herramienta de redistribución de los ingresos.

La existencia de sectores productivos más competitivos y eficientes que generan a los dueños del capital mayores niveles de rentabilidad, pone a los sindicatos que representan a estos trabajadores en una posición de fuerza, frente a los sectores del capital, que, sin embargo, con posterioridad no dudan en trasladarlos a los precios generando de esta manera una redistribución “intraclase” desde los que menos ganan hacia los que más ganan.

Para evitar estos deslizamientos, el gobierno puede establecer congelamientos temporales en los precios, sobre todo en los momentos previos a las negociaciones paritarias. De esta manera la estabilización de precios inicial, generaría una estabilización salarial posterior, trabajando sobre variables reales…Claro que para eso es necesario un índice de inflación en el que confíen tanto los empresarios como los trabajadores, una exteriorización de los costos de producción donde los sectores patronales aclaren cual es el “costo laboral”, y cuál es el peso del mismo sobre el costo total.

Ahora se puede, no ya que el INDEC calcula el índice de inflación con métodos públicos y transparentes, y los empresarios no ocultan información de sus balances…

Ahhhh…perdón “esa te la debo” ….

Leave A Reply

Your email address will not be published.