El goce de la deconstrucción

El pasado viernes 29 de junio, en el Ateneo Néstor Kirchner de Lomas de Zamora, Luciana Peker presentó su libro “Putita Golosa”, en donde contó en qué consiste, cómo surgió y habló sobre el aborto seguro, legal y gratuito.

1 696

Luciana Peker es periodista especializada en género, actualmente trabaja en Radio Nacional y escribe en el suplemento “Las 12” del diario Página 12. Además, se considera feminista y ha ganado premios por sus notas periodísticas y por la contribución a la campaña contra el femicidio en América Latina y el Caribe. Sus textos fueron reproducidos por el Foro Mundial de Salud Reproductiva de la Universidad de Harvard y ha peleado por el derecho al acceso de anticonceptivos gratuitos, a una educación sexual integral y por la legalización del aborto seguro legal y gratuito.

El pasado viernes 29 de junio, Peker, presentó su nuevo libro “Putita Golosa: por un feminismo del goce” en el Ateneo Néstor Kirchner, en Lomas de Zamora (Manuel Castro 80). Fue en el marco de un conversatorio con mujeres en donde ella expuso el contenido de su libro y donde contestó preguntas acerca de su postura sobre el aborto seguro, legal y gratuito y sobre el movimiento feminista.

Explicó que el título de su libro “Putita Golosa” se refiere a “una metáfora del goce sexual femenino” y contó que se basó en la frase que tenía una bandera de un club de fútbol en la que le decía a su contrincante que era una “putita golosa”. Dijo que en aquella frase vio reflejado como se consideraba que “el penetrador es el ganador y el que es penetrado es el perdedor”. En este sentido, hizo referencia a que el goce en la mujer hoy “es tomado como una derrota y que el goce sexual masculino es tomado como una victoria”.

También se centró en explicar lo que para ella implica un “feminismo del goce” a partir de su experiencia personal como periodista. Dijo que a lo largo de su carrera profesional ha escuchado repetidas frases en donde se enjuicia a las mujeres por gozar, algunas de las que mencionó fueron: “si te gustó el durazno, bancate la pelusa” o “jodete por disfrutar”. Además, dijo que el feminismo del goce viene a decir que las mujeres “queremos disfrutar sin pagar precios por ello (…) queremos gozar de ser presidentas, de ser diputadas, de ser abogadas, de ser madres, de tener diez hijos, de tener cinco, de tener tres o de no tener ninguno”.

Al contar sobre el contenido de su libro, mencionó que en un momento relata la forma en que una de las tapas de la “Revista Noticias” mostraba a Cristina Fernández de Kirchner simulando un orgasmo sexual como algo perverso. Dijo: “la demonización sexual de Cristina en esa tapa, para mí, es el climax de la demonización sexual de las mujeres y la demonización del goce”, y agregó que la tapa buscaba mostrar que el hecho que una mujer “disfrutara del poder como se disfruta de un orgasmo era malo”.

Relacionó al feminismo del goce con el debate sobre el derecho al aborto seguro, legal y gratuito que ha obtenido media sanción en el congreso nacional: “Creo que la ley que abrocha nuestro derecho al goce es la ley por el aborto seguro legal y gratuito, no solo por los abortos que estrictamente se van a realizar, sino porque termina de consolidar a las mujeres como ciudadanas con derecho al goce y que por eso genera esa resistencia”. A su vez, consideró que el debate que se dio en las comisiones fue el reflejo de “un juego democrático” en el que participaron expertas en sociología, en género, en medicina e incluso representantes de la religión católica, en donde todos tuvieron la libertad de exponer su postura. Además sostiene que, para ella, “la ciencia hoy no puede evitar todas las muertes” pero que, sin embargo: “las muertes por la clandestinidad del aborto son todas muertes evitables y las políticas sanitarias tienen que evitar las muertes evitables”.

Hizo referencia a quienes están en contra del aborto seguro, legal y gratuito como “los anti-derechos” y dijo que hace años viene escuchándolos decir frases como “si se abrieron de piernas que se jodan” por lo que describió que aquella postura “no tiene que ver con que sean madres o con que no sean madres sino con el goce, con el deseo y con la decisión, aun cuando fuera incluso un embarazo no deseado”.

Por otro lado, criticó al periodismo actual por “trastocar la realidad” y se solidarizó con las trabajadoras del Télam despedidas. Mostró una gran preocupación por los despidos ocurridos en esta semana y dijo que el hecho de que “haya compañeras despedidas implica más miedo, implica más disciplinamiento e implica quiénes son los que toman la palabra”. Hizo mención de que hoy en día las mujeres, dentro del periodismo, no tienen una libertad de expresión plena, ya fuera por los pocos lugares que ocupan o por el machismo de los dueños, directores y editores de los distintos medios de comunicación. Dijo que esto impide que se trabaje sobre temas como la violencia de género, la prevención de enfermedades sexuales, o la investigación de casos de femicidios: “Que ellos sean jefes de redacción nos saca de las agendas, nos saca voz, nos saca pluma, nos saca lugares de decisión”.

Por último, hizo referencia a la transversalidad del feminismo en tanto que considera que “las mujeres políticas no es que angelizamos las diferencias ideológicas o que venimos acá a decir que no importan. Quienes estamos acá creemos mínimamente en las diferencias ideológicas, pero también en que hay un machismo que todas lo sufrimos en todos los partidos políticos y en todos los medios donde trabajamos (…) la cantidad de leyes que existieron no hubieran salido nunca sin la transversalidad política, entonces en principio es una forma de construir de las mujeres argentinas en democracia que se había perdido y que yo creo que se recupera con suerte”. En este marco, hizo mención a la ley del aborto seguro, legal y gratuito como una muestra de que “la política sigue sirviendo, sigue existiendo” y postuló al feminismo como el que hace política hoy “de una nueva manera y no de una manera tradicional”.

 

 

1 Comment
  1. Juan Campos says

    Es inevitable, el machismo atraviesa todxs las banderas políticas y todos los espacios. El tema esta en combatirlo. Muchas veces por conveniencias o por “no querer ver” se hace caso omiso. La deconstruccion parte de todos los días y el “goce” es colectivo, pero el cambio es individual y constante, se corta en seco. Hay mucho “deconstruido” que por las tardes vuelve a ser “el de antes”, ojo. La heteronorma nos persigue a todxs, todx el tiempo y, no es casual que se quiera ocultar constantemente, porque parte del poder. No existe la deconstruccion de arriba para abajo, es mas bien horizontal y de abajo hacia arriba en tal caso. Yo me pregunto, entonces?? Saludos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.