La reforma laboral en Argentina

La reforma laboral, eufemismo que oculta la quita de derechos laborales, suele ser promocionada como una solución a los problemas de empleo.

0 306

Durante la década de los noventa bajo la ley de flexibilización laboral, genero un aumento del desempleo que se agravo durante el gobierno de De la Rua, que impuso la escandalosa “ley Banelco”.

Este tipo de medidas que siempre forman parte de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, consideran que el trabajo es un bien y se comporta como tal. Por eso, si los salarios disminuyen, los empresarios contrataran más trabajadores, y el desempleo disminuirá.

El error, es básico, el trabajo no es un “bien o servicio”. Es un factor productivo e interviene en la producción de los mismos. Es decir que su demanda, es una “demanda derivada”.

La demanda de empleo depende de la demanda efectiva, o sea de la demanda de bienes y servicios de los sujetos con capacidad económica para satisfacer sus necesidades. Los empresarios demandaran trabajadores, en la medida en que se demanden los bienes que producen, y deban aumentar su producción.

La falacia de la reforma laboral como herramienta para reducir el desempleo se sustenta en el análisis parcial del proceso económico, en el “sentido común”, de trasladar al sistema económico la lógica microeconómica del empresario individual. La baja salarial y la facilidad de despedir trabajadores, lo único que profundiza es la recesión y el desempleo. 

Leave A Reply

Your email address will not be published.