El cierre de Notorious Bar y las dos campanas de la historia

Fue de público conocimiento en estos últimos días el cierre del histórico Bar en la Ciudad de Buenos Aires, tras 23 años de funcionamiento. Sin embargo, no todos los recuerdos son buenos...

Notorious Bar fue un espacio que abrió sus puertas como disquería en 1998 y se mantuvo a lo largo de los años como emblema de la cultura del jazz y otras derivaciones musicales. Allí tocaron músicos de alta talla nacional e internacional, como Walter Malosetti y Hermeto Pascoal entre otros.

“Bancamos el lugar todo lo que se pudo. Entre noviembre y enero estuvimos abiertos con shows en el jardín, pero es un local muy caro y no alcanza para mantenerse un concierto por día por más exitoso que sea” dijo el dueño de la discográfica Random Récords y actual titular del establecimiento, Victor Pnieman, en diálogo con Página/12.

A pesar de la dolencia que es para los vecinos y para el circuito del jazz, he dado con el testimonio de varios musiques que no tienen buenos recuerdos de este lugar. Es el caso del músico Roque Monsalve, que escribe lo siguiente en las redes:

“Para la gente que quiere compadecerse con algo, les digo que se compadezcan por los músicos que trabajaban ahí porque el lugar lo hacen los músicos con su música, no el tipo que pone un boliche y se cree el creador de un espacio cultural. Se olvidan que sin les artistas no serían lo que son (e inclusive cuando lo saben, se dan el lujo de menospreciarnos)”

Es muy usual que los espacios traten a les artistas como que se le está regalando la oportunidad de trabajar. Nada más alejado de la realidad. La verdad es que la gente se acerca a los espacios la mayoría de las veces para presenciar el espectáculo

Esto es una generalidad, por supuesto. Asimismo, hay lugares que tienen tratos excepcionales con les artistas y ya llegará el momento de hablar de ellos.

Al fin y al cabo no escapa de la realidad de otros rubros laborales. Cuando se tiene a un empleador que cree que te está haciendo un favor y uno deja todo de sí para que todo salga bien, y teniendo que manejarse con suma cautela para mantener el trabajo.

Les propongo que la próxima vez que vean un espectáculo artístico sepan tener presente éste y otros factores de la vida del artista, que por supuesto hacen a la magia del show.

Detrás de cada nota hay años de dedicación y miles de palos en la rueda. 

ArtistasBarCiudad de Buenos AiresCulturamúsicasmúsicos
Comments (0)
Add Comment