El ACUMAR de Cambiemos

0 265

A raíz de un informe realizado por la Fundación Soberanía Sanitaria, la lupa de los vecinos de Avellaneda y de los demás municipios que conforman la Cuenca Matanza Riachuelo se posó en ACUMAR. Un organismo el cual ya no se encuentra a disposición del vecino.

La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) se crea en el año 2006 mediante la Ley N°26.168, a partir del reclamo presentado en el 2004 por un grupo de vecinos frente al gran deterioro ambiental de la Cuenca y su impacto en la salud. Es un ente que se compone con representantes de los 3 estados con competencia en el  territorio: Nación,  Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En el año 2008 la Corte Suprema de Justicia lo intima a implementar el  Plan Integral de Saneamiento Ambiental, con la intención de mejorar la calidad de vida de los habitantes, predecir daños con anticipación y recomponer el ambiente de la Cuenca en todos sus componentes.
La Dirección de Salud y Educación Ambiental  del organismo se encarga de ejecutar acciones que promuevan el cuidado de la salud y la protección de enfermedades. Así como también coordinar con Instituciones locales y organizaciones para contribuir con la mejora en las condiciones de salud de los habitantes de la Cuenca Matanza Riachuelo. Para efectuar esta tarea la Dirección cuenta con Unidades Sanitarias Móviles, que brindan asistencia médica en distintas especializaciones: pediatría, salud de la mujer, enfermería, vacunación, odontología y demás. Esta herramienta resulta de gran utilidad para los vecinos de la Cuenca, dado que en un mismo lugar pueden realizar distintas consultas y controles, tanto adultos como niños.
Durante el año 2016 se observó una menor presencia en el territorio de las Unidades Sanitarias Móviles en los distintos barrios de la Cuenca. Incluso han circulado vídeos en los que se pueden observar a la Unidades dentro de un depósito con un deterioro visible.
Según el informe de la FSS durante el año 2015 las Unidades Sanitarias Móviles realizaron 145 operativos coordinados en los barrios. Se  brindaron 76.929 prestaciones a  31.967 personas. Y en el 2016, año donde la Gestión de Cambiemos tomo las riendas del Organismo y con la misma cantidad de recursos se hicieron 44 operativos en los que se brindaron 29.297 prestaciones a 12.721 personas. Lo que demuestra 101 operativos en conjunto menos comparados año vs año. Para Avellaneda resultó un saldo de 25 operativos menos.  Otro dato alarmante aportado por la FSS remarca que durante la gestión de Cambiemos se aplicaron la mitad de las dosis de vacunas comparadas con el año 2015.
Aparejado a esto se fue gestando un achicamiento en el Organismo, plasmado en  bajas de contratos, despidos del equipo profesional y una gran cantidad de trabajadores sin funciones ante el estancamiento de las actividades del ente.

Desde #ElNumeral dialogamos con el Lic. Matías Murabito quien fue coordinador de promoción comunitaria, de la dirección gral de abordaje territorial desde Febrero 2014 hasta el 10 de Diciembre de 2015:

A la izquierda de la imagen, el Lic. Matías Murabito

“La impronta que intentamos darle al organismo, y creo que lo logramos, fue un organismo de puertas abiertas, de cara a la gente y fundamentalmente con los pies en el territorio, en cada barrio. Fundamentalmente en materia de salud y de abordaje territorial, la consigna siempre fue tener presencia en el territorio, para conocer la problemática y poder diseñar junto con los vecinos las mejores herramientas para poder resolverlas. Hoy ACUMAR es un organismo de control. No quieren ejecutar políticas públicas tendientes a resolver la problemática de la cuenca y sus vecinos.  En materia de salud por ejemplo, mientras antes los profesionales iban en trailers sanitarios de última generación a los barrios más humildes y postergados para atender a la población, hoy la respuesta de ACUMAR es que vayan al hospital más cercano. Hay que entender que en muchos casos hablamos de una población que a los padecimientos que cualquiera puede tener en materia de salud, se le suma una infraestructura barrial deficiente y problemáticas de salud vinculadas a la contaminación, cuyo tratamiento y seguimiento requieren de una minuciosidad y atención que la mayoría de las veces no encuentran en el hospital o la salita más cercana. El nuestro era un organismo que el vecino lo encontraba en el barrio, en la esquina de su casa, en la sociedad de fomento, trabajando y pensando con el vecino. Hoy hay que ir a buscarlo a Esmeralda 255 y ver si te atienden.”

Gestión de ACUMAR durante la era Cambiemos.
Luego de la renuncia del arquitecto Gerardo Darío Lopez Arrojo, el organismo fue comandado por Amilcar Lopez, quien trabajaba en Acumar desde el año 2010 (era uno de los representantes de la Ciudad). Lopez renuncia el 22/02/2016 a tan solo 2 meses de haber asumido en la conducción: “Hoy estoy presentando la renuncia (a la dirección ejecutiva) Se necesitan decisiones rápidas. Sé lo que hay que hacer, pero no puedo seguir adelante si no hay definiciones respecto de las personas y de las políticas” declaró.
Llegó el turno de Julio Torti ex CEO de la empresa privada ERM (Environmental Resources Management) e hijo del  represor Julio Torti, un vicealmirante acusado de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura que fue indultado por Carlos Menem. Siendo él un militante del negacionismo del terrorismo de Estado en nuestro país. Su salida del organismo se terminó de gestar cuando se ausentó a la audiencia convocada por la Corte Suprema de Justicia, no solamente no asistió sino que además envió funcionarios que no habían tenido tiempo para prepararse y explicar la situación actual y el funcionamiento del plan, un hecho que calificaron de “papelón” en los corredores de la entidad
Gladys Gonzalez asume el 12 de Enero de este 2017 y hasta el día de hoy se mantiene a la cabeza de ACUMAR. En este último tiempo suena como candidata en la Provincia por el espacio Cambiemos. Pese a una intención de emprolijar la tarea papelonesca de su predecesor, no se han visto mejoras en los operativos territoriales, y es muy factible que los números de este 2017 sean igual de desalentadores con respecto de los del 2015. En donde se podía observar un Estado y un Acumar brindado al vecino,  involucrándose en sus problemáticas y en su salud por sobre todas las cosas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.