Es Tuyo, del Barrio, de Todes

“A los pequeños emprendedores nos ofrecen créditos, y a las grandes industrias les dan subsidios”

Cada manzana de Avellaneda cuenta una historia, cada esquina tiene una voz que merece ser escuchada  y que no siempre  tiene acceso a un grabador para hacerse oír. El Numeral busca esas historias, les damos voz, queremos que se difundan. Ribera Sur realiza distintos trabajos: productos promocionales, gigantografías, estampado en sublimación, estampado textil en serigrafía entre otras tantas. Nos encontramos con Juan Francisco Viera y Facundo Fagiani. Jóvenes, emprendedores y con ganas de generar trabajo. Se los observa ansiosos de contar su historia, nosotros estamos ansiosos de escucharla.

¿Cómo nace Ribera Sur?

Juan: La idea arrancó en el 2014 y terminó de dar forma en el año 2015. En conjunto con los créditos Capital Semilla del Ministerio de Industria, el cual nos sirvió como incentivo para comprar la primera maquinaria. A mediados del 2015 ya estábamos funcionando activamente, para Agosto de ese año ya estábamos alquilando un local. Éramos un grupo de 6 compañeros trabajando  bajo los distintos rubros de impresión, estampado y demás.

¿Cuándo comenzaron los problemas en su proyecto?

Juan: A la semana de asumir el gobierno de Macri ya tuvimos el primer traspié, ya que los insumos gráficos están dolarizados, entonces todos los precios subieron de $9,50 (precio en el que estaba el dólar en ese momento) a $13,50. En la primera semana de Gobierno ya tuvimos un aumento de insumos de un 60%.

 

¿Sufrieron aumentos en las tarifas de los servicios?

Juan: Nosotros en el taller, era un emprendimiento chico, pagábamos a razón de $300 de servicios y rápidamente nos vimos con tarifas de $1500 aproximadamente. El alquiler, al estar pagándole al dueño directo, nos aumentó de $6500 a $9000 y con el planteo que en el corto tiempo tendríamos que pagar $11000. Eso nos produjo que debamos mudar el taller, a un espacio mucho más reducido.

Facundo: No solo eso nos afectó, también nos vimos perjudicados por la merma en el consumo, eso nos impacto fuertemente.  Porque si el aumento del alquiler hubiera estado acompañado por un aumento de la dinámica del mercado interno, eso hubiese podido acompañar nuestro crecimiento como emprendimiento. Y la planificación que nosotros habíamos presentado en el Ministerio de Industria  hubiera podido ser realizado.  Por ende; el aumento en tarifas, el encarecimiento de insumos, y la merma en actividad económica, nos lleva a esta situación.

¿Cómo fue el acceso al crédito de Capital Semilla?

Facundo: Nosotros arrancamos con un crédito de $30000, que era a devolver en 5 años, y era un crédito de honor, con el compromiso de llevar adelante una planificación que nosotros habíamos armado para la devolución del dinero.  Una vez que nosotros montamos la primer parte de nuestro emprendimiento, surgieron nuevas necesidades, por ende fuimos al Ministerio, donde nos aconsejaron sacar otro crédito para seguir acompañando el crecimiento. Así que sacamos un segundo crédito por el doble, por $60000. Con el mismo compromiso.
Pero una vez que asume el Gobierno, las reglas establecidas por el Ministerio de Industria son cambiadas de manera arbitraria y sin consulta. Ellos agarraron nuestro contrato y nuestro compromiso con ellos y lo rompieron.

Juan: Nosotros ante cada intento de entablar una comunicación, nos enteramos de que habían sido dados de baja los soportes web, los teléfonos y que prácticamente no queda ningún  medio de comunicación para comunicarnos con ellos y saber cuál es el plan a seguir.  Luego surge un comunicado en el que expresan que todos los trámites y contratos que se habían pactado previos al Gobierno de Macri en el programa Capital Semilla, no estaban y que se había perdido toda la documentación.  En este momento nos encontramos en un limbo y no sabemos cómo llevar a cabo la devolución del dinero del crédito.

¿Cómo se encuentra el sector gráfico en estos días?

Con la apertura de importaciones un sector muy afectado fue la gráfica, ya que las grandes imprentas dedicadas a impresión de libros y publicaciones de gran tirada se vieron perjudicadas por la importación de los mismos. Esto hizo que las grandes imprentas salgan a disputar un mercado más acotado, que era el apuntado por un emprendimiento mucho más chico como el nuestro: volantes, tarjetas personales, etc.  Generando una mayor competencia en un sector que se está achicando.

¿Tuvieron contacto con otros emprendedores que han accedió al Capital Semilla y se encuentren en la misma situación?

Facundo: Si, hay varios grupos de Facebook  en donde se planteaban estas cuestiones, de cómo se había cambiado el diálogo y como se había cambiado esta normativa.  Porque nosotros para poder ser adjudicatarios del crédito de honor del Capital Semilla debíamos presentar ciertas cuestiones vinculadas a cómo íbamos a devolver ese dinero que el Estado nos había confiado, y además en que lo íbamos a invertir.  Luego de pasar por varias instancias de supervisión se nos fue aprobado.  En este caso, los cambios en el plan son en el cómo vas a devolver el dinero, el Estado planifica cómo lo vas a devolver.  La naturaleza del crédito fue totalmente cambiada.  Y todas estas cuestiones son las que se plantearon en el los grupos de Facebook.

Juan: El Capital Semilla estaba planteado para la adquisición de maquinaria, actualmente con la reforma se llama Fondo Semilla y te plantean que solo podes usar el 30% para la compra de maquinaria y que el otro 70% tiene que ser para servicios. Todo esto apuntando a la no industrialización de los pequeños emprendedores y de no generar nuevas fuentes de trabajo genuino.

¿En este año y medio de gobierno de Macri se han enterado de algún crédito similar?

Juan: Hoy los créditos están planteados para la adquisición  de servicios: contratación de servicios web, asesoramiento de marketing, etc. El planteo del  Ministerio de Industria es que para que un proyecto crezca no debe tener más maquinaria sino más asesoramiento. Pero uno sabe que si una máquina cuesta $100000 no se puede adquirir sino es con una línea de crédito. La contradicción es que a los pequeños nos ofrecen créditos y a los grandes le dan subsidios. El Ministerio otorga subsidios de hasta $400000 pero tenés que estar montado con una capacidad instalada de maquinaria mucho mayor.

Me imagino que lo deben ver como una contradicción porque es un gobierno que siempre pregona el cuentapropismo y dice ayudar a los emprendedores.

Facundo: Yo creo que lo que están configurando es un gran relato que busca justificar el saqueo del país. Y busca estigmatizar a los laburantes.  Porque aparte de todo esto, toda la documentación que desapareció se utilizó para armar una causa, en donde se buscó mostrar al Capital Semilla como un fraude. Cuando la intención siempre fue generar laburo.

Juan: Buscan generar mayor cuentapropismo y mayor emprendimiento pero las herramientas que había se están cerrando, su acceso es más complicado y no es la misma naturaleza que en el gobierno anterior. Los planteos de innovación tecnológica de la Secretaría Pyme del Ministerio de Producción están apuntados a cuestiones bien chicas de micro emprendimientos los cuales no generan puestos de trabajo genuinos.  Hoy por hoy el único mercado que nos queda es la venta a pequeñas Pymes que cada vez tienen menos presupuesto para merchandising, regalos y demás.

Facundo: Hoy subsistimos gracias a trabajos que nos acercan contactos de diferentes espacios, estamos en grupos de Facebook donde se encuentra gente en la misma situación, y se generan lazos de solidaridad, se genera trabajo a partir de la red de emprendedores del distrito, de redes de cooperativas, de federación de cooperativas, de sindicatos. Entre todos nos damos una mano. Y sobre todo conservamos nuestra relación con clientes propios, entendiendo que ellos también están atravesando una situación económica difícil.

Una catarata de aumentos

EDESUR: 300%
METROGAS: 623%
AySA: 680%
INSUMOS: 60%

Surgimiento del Capital Semilla

Esta política nace en el año 2010 durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner con el objetivo de “colaborar en la transformación de una idea en un plan de negocios sustentable y capaz de interesar a futuros inversores. Fortalecer las capacidades y competencias emprendedoras de jóvenes que quieran iniciar una actividad empresarial”. Estaba apuntado a jóvenes empresarios y emprendedores (18 a 35 años) y consistía en el otorgamiento de créditos a tasa cero y sin garantías para financiar proyectos de jóvenes emprendedores. Esta herramienta era una contribución financiera como «préstamo de honor», es decir, el crédito se devolvía de acuerdo a la evolución de cada proyecto en particular.

Cambiemos el Capital Semilla

La Oficina Anticorrupción a cargo de Laura Alonso, flamante militante Pro,  presentó  una denuncia penal acusando de defraudación en perjuicio de la administración pública e incumplimiento de los deberes del funcionario a los encargados del programa. Sosteniendo que “Puede afirmarse que el Estado Nacional, a través del programa ‘Capital Semilla’, sencillamente ‘regalaba’ dinero sin control alguno”.


#INFO

RIBERA SUR Soluciones gráficas y audiovisuales
Teléfono: (011) 2009-9644
Mail: taller.riberasur@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.