Tómbola: una obra de teatro para celebrar la diferencia

Viajamos hasta el barrio porteño del Abasto para ver el ensayo general de Tómbola, una obra de teatro que se estrenará el viernes 3 de agosto en el teatro La Tertuila, ubicado en la calle Gallo 826.

0 749

A tan sólo quince días del estreno, Tómbola nos abrió sus puertas para ver el detrás de escena de esta obra que materializó Ezequiel Elizalde, su autor y director, y que pretende hacer reflexionar al público sobre los distintos estereotipos instalados en la sociedad. 

Luego de una hora y cuarenta minutos de ensayo, nos queda por decir que la obra es una cachetada al sentido común. Discriminación y prejuicios, son los temas que atraviesan de lleno la obra y que interpelará al público de principio a fin.

Terminó el ensayo, el director marca algunas correcciones pero entre todos buscan repasar los detalles que sean necesarios antes del estreno. Salimos, caminamos algunas cuadras y nos sentamos a charlar con los y las protagonistas de la obra. Ellos son: Cristian Gajardo (Diego), Antonella Gatti (Violeta), Nazareno Marozzi (Imanol), Leandro Caliva y Matias Llaitul, bailarines; Ezequiel Elizalde, autor y director; coreografía, Luciana Russo y Agustina Rodriguez, asistente de dirección y producción.

  • ¿Qué es Tómbola?

Ezequiel: Tómbola es una celebración absoluta, de la diferencia, de la infancia, de la vida. Se centra en la discriminación pero no desde un lugar triste. Hablamos de la oscuridad porque es necesario para hablar de discriminación pero tratamos de que sea un hecho de alquimia y sanador para todos, para los que lo hacemos y para la gente que aunque sea se vaya con algo modificado, que los toque.

Nazareno: Es una posibilidad de decir muchas cosas que tengo ganas de decir y el sistema no me deja. Me parece una forma de comunicar, de sanar, de educar desde un lugar artístico. Es algo que nos atraviesa a todes y eso es muy saludable.

Antonella: Tómbola es la manera de enviar un mensaje a la sociedad en un momento que está todo muy revuelto pero lo hacemos desde lo artístico. Para mí fue una revolución porque en muchos puntos me toca, entonces es un gran torbellino de emociones.

Agustina: Es una revolución porque es un rebobinar y amigarse con ese nene que sufrió, que fue bastardeado. Es volver para atrás y darle un buen abrazo a ese nene o nena y celebrar.

  • ¿Como surgió el proyecto de Tómbola?

Ezequiel: La idea surgió hace seis años cuando necesitaba sanar. Arrancó como una necesidad mía, no hablo mucho pero a través de la escritura pude hacerlo. Era una obra super oscura, con una carga que la gente se iba a ir hecha mierda. No quería eso para el público porque lo valoro y lo respeto. Entonces, tuvieron que pasar seis años para que sea lo que es hoy: una obra muy luminosa, que trasmite alegría, vida, ganas y así nació. Fue una necesidad de protesta, de gritar y ahora es una celebración. 

  • ¿Cómo fue el casting?

Ezequiel: El año pasado arranqué teatro y estaban Antonella y Cristian, los vi y tenían cosas que me gustaban. Entonces, como ya venía la idea de hacer Tómbola, los llamé en febrero, les conté y eso fue creciendo. En cambio, para encontrar a Imanol costó un poquito más porque en un principio iba a ser yo pero después no. Hubo otro chico pero no tenía el espíritu de lo que estaba en mi cabeza y entonces largamos una convocatoria y el primer email que recibimos fue el de él (señala a Nazareno). Fue una audición muy chiquita, eran cinco chicos pero entró Nazareno y dije “pobre los otros cuatro” porque para mí ya estaba, él era Imanol.

Después se sumaron los dos bailarines. Matías fue por audición y Leandro es el amigo de una amiga que había visto cosas que me gustaban y tenía energía. No sólo busqué interpretes sino vi como se ensamblan en grupo. Entonces después de las entrevistas conformamos el elenco.

  • ¿Hay vivencias personales de lo que se cuenta en la obra?

Ezequiel: En mi caso sí. No puedo escribir por pedido, entonces siempre hay algo mío. Tómbola es mi séptima obra pero es la más personal, realmente está mi alma metida. Todas las historias que se cuentan son reales, entonces es esa la emoción que aparece y yo se lo dije a los chicos. En el caso del personaje de Cristian, que fue el que más le costó entrar en el tema de la discriminación, le conté de quién se trataba y qué historia estaba contando. Entonces, ya te coloca en otro lugar de respeto, de responsabilidad, de que no sos el único. Hay muchas Violetas, hay muchos Imanoles y hay muchos Diegos.

Agustina: Me toca mucho en lo personal. Viví hechos de discriminación y te sentís reflejada un poquitito con los tres. Violeta por ser la única mujer emparentas por eso y por la lucha que ella lleva, por lo que esperan de nosotras. 

NazarenoCon Imanol comparto mucho pero también fue una decisión mía que me atraviese así. Yo elegí eso para decir lo que tengo ganas, Imanol es casi yo. Me siento muy cercano y sí, es una decisión de que yo quiero que me atraviese porque me parece super sano.

Antonella: A nivel personal, no llegue a esos extremos pero sí hay mucho de Violeta en Antonella. 

  • ¿Cuáles creen que son los factores que aportan a la discriminación de los distintos estereotipos?

Ezequiel: Tómbola es una obra muy Argentina. Entonces, creo que estos tres colectivos de los que hablamos acá, el puto, la gorda y el negro, es la peor lacra que ensucia al argentino. Creo que es una cuestión de educación, de naturalización, de que es gracioso el chiste a la gorda y todos los festejamos. Es necesario ir rompiendo con esas cosas, me pasó últimamente de ir a ver obras donde hacen chistes sobre la homosexualidad y a mí ya no me causa gracia el “ah, sos puto”. Es algo viejo y que no puede pasar hoy, es un cambio muy gigante y en Tómbola hablamos de que la educación es la base para cambiar eso. 

La educación siempre recae en la escuela pero es en casa y en todos lados. Un nene que va al colegio y discrimina es porque lo vio, hablamos mucho de lo infancia. Hay que tomar consciencia de qué cosas se dicen, cómo se dicen las cosas y que se hace. Hay que hacer todo responsablemente

Nazareno: Todas las minorías merecen un momento para que la gente hable. Es anecdótico que estamos todes peleando siempre porque en algún momento te discriminan. Hoy somos tres estandartes pero estamos en contra de la discriminación de modo general. Estamos mostrando realidades cercanas, si no lo pasaste estás a un paso, por lo que sea. Son tres de las minorías de las más odiadas y se necesitan lugares en los que se eduque porque sino se normaliza eso y se le da la razón al bullying. 

Antonella: Me parece que lo que pasa, y que en la obra se va a ver, es que hay cosas que parece que no son tan tremendas pero que son gravísimas. Hasta yo tengo esas fisuras de hacer un chistecito o ser cómplice. Esta obra ayuda a parar la pelota, porque en alguna pizca seguimos contribuyendo todos y por algún lado hay que empezar a cambiar eso y ¿qué mejor que el arte?

  • ¿Qué esperan del público?

Ezequiel: Es una obra que me da mucha seguridad, nunca me pasó de tener tanta confianza. Entonces, siento que el público va a ver lo que hay detrás y espero que lo disfrute pero que lo emocione. Quiero que se caguen de risa pero que se vayan con un nudo en la garganta y que los toque porque hay muchos que lo tienen guardado eso. Espero que Tómbola sea una obra hiper federal y hacer visible a los invisibles de cada lugar. Queremos que se vayan con algo resonando, queremos que se miren en un espejo y digan “che que mierda, no sabía que se podía llegar a esto”

Agustina: Espero que el público se vaya empoderado, que si alguno se refleja con alguno de los tres personajes, que salga empoderado, que celebren y se acepten como son porque todos somos únicos e inigualables.

Antonella: Que entienda que en esa no está solo, sentir que pasa a cualquiera, que alguien está mostrando su realidad. Quiero que se emocionen, se diviertan y le llegue el mensaje al pecho.

Nazareno: Espero que el público se vaya educado y con una lección. El escenario ideal sería un público lleno de machirulos que aprendan, porque es eso lo que hace falta, que se vayan carburando, con cinco segundos que piensen es suficiente. Eso da un paso y de ahí es una lucha que damos todes. Quiero que se vayan respetando. 

Las funciones son todos los viernes a las 23 horas en Gallo 286, Abasto. Podes reservar las entradas por internet en el siguiente enlace: Tómbola – Teatro La Tertulia

RESEÑA

Tómbola es una obra basada en historias reales sobre discriminación. 
Tres obras en una, tres personajes que jamás interactúan entre si y un conjunto de monólogos 
componen esta pieza teatral escrita y dirigida por Ezequiel Elizalde. 

Diego ("Negro"), Violeta ("Gorda") e Imanol ("Puto") se encierran cada uno en su baño, 
para poder comprender un poco mejor cómo fue que llegaron al presente que están viviendo, 
es así que emprenden un viaje en el tiempo hacia su infancia en los años 90´s y 
adolescencia en los comienzos del 2000. 
A través de anécdotas sobre su vida comienzan a recordar hechos que sin darse cuenta los 
marcaron para siempre. 
Coloca al público en el rol de espejo, este "Negro", esta "Gorda" y este "Puto" 
comenzarán a verse reflejados tal cual son.

Con la intención de encontrar una salida a ese presente que los ahoga,
los tres personajes buscaran tomar un poco de aire en medio de tanta revolución. 
Sin dudas el baño es uno de los pocos lugares en los que estamos solos, 
somos nosotros mismos, sin poses, sin mascaras.


En esa intimidad estos tres personajes nos hacen viajar entre risas y reflexiones hasta 
llegar al túnel que te lleva la discriminación y así atravesar la oscuridad que solo conocen 
los que sufrieron situación de desvalorización y discriminación.


Tómbola habla de la infancia, de las diferencias que nos hacen únicos y 
lejos de ser una obra dramática, Tómbola busca ser una gran celebración de la diversidad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.