Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Solomillo de cerdo a la mostaza

El solomillo de cerdo es un corte que no se consigue fácilmente, así que cuando lo encuentro en la carnicería intento llevarme alguno. Es una carne magra, tierna y jugosa como el lomo vacuno, pero bastante menos costosa. Hoy vamos a prepararlo al horno acompañado de puré y unos vegetales asados.

INGREDIENTES

  • Solomillo de cerdo: 1/2 kilo
  • Mostaza: 4 cucharadas
  • Dientes de ajo: 1
  • Jugo de medio limón
  • Hierbas frescas: Romero y orégano a gusto
  • Papas: 2
  • Morrón rojo: 1
  • Morrón verde: 1
  • Berenjenas: 1

PROCEDIMIENTO

Comenzamos sellando el solomillo con aceite en una sartén. Si tenemos tiempo y ganas, nos ayudará mucho secar antes la carne con papel de cocina o un trapo limpio. Cuando conseguimos una costra dorada, lo retiramos de la sartén y reservamos. Mientras, precalentamos el horno a 180º.

En un boul, colocamos la mostaza, el jugo de limón, las hierbas frescas y el diente de ajo rallado. Mezclamos todos los ingredientes y pincelamos el solomillo. Colocamos en una fuente y llevamos a horno medio durante 30′. Cuando esté listo, dejamos reposar 5′ o 10′ antes de servir para conservar sus jugos.

La guarnición es a gusto. Aquí lo hicimos con puré de papas (a mi me gusta con pimienta, una cucharada de manteca y una yema de huevo cruda que agrego en caliente para que se cocine) y una ensalada fría de vegetales asados. Se prepara de la siguiente manera: cortamos el morrón rojo, el morrón verde y la berenjena (sin piel) en bastones del mismo tamaño, colocamos en un boul, los marinamos con dos cucharadas de aceite de oliva, pimienta y sal marina y los horneamos tapados con papel de aluminio durante 25′ a fuego fuerte.

RECETIPS

Las hierbas frescas son muy versátiles y suman mucho al sabor de las preparaciones. Además, van perfecto tanto en comidas calientes como en ensaladas. Por eso tengo varias en mi terraza. Con las dos que utilizamos en esta receta (orégano y romero) tenemos también estas opciones:

 

Aceite aromático: cortamos unas ramas de cada hierba, las lavamos y secamos bien y las colocamos en el fondo de un frasco esterilizado. Agregamos aceite de oliva y esperamos unas semanas.

Hierbas secas caseras: el método es muy sencillo. Solo tenemos que cortar varias ramas de la hierba que elijamos, lavarla y secarla bien, atarla por una de las puntas y colgarla en un lugar oscuro y seco durante una o dos semanas. Pasado ese tiempo, separar las hojas secas del tallo y conservar en un frasco hermético.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.