Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Birreras de Argentina: el colectivo de mujeres que crece en la industria cervecera

En lo tiempos que corren, las mujeres protagonizan un momento de transformación constante y el mundo de la cerveza artesanal no es la excepción. El Numeral y Radio Patas hablaron con Vanesa Rey de "Cerveza Abdij Deleuze" y Alejandra Alomo, que es homebrewers . Ambas son productoras de cerveza y miembros de Birreras de Argentina. Nos contaron el trabajo solidario que realizan y cómo se preparan para el 3er Encuentro de Cerveza Artesanal del próximo 13 y 14 de abril en el Playón del Parque Domínico.

¿Quienes forman parte del colectivo de Birreras de Argentina?

Alejandra Alomo: Birreras de Argentina se conformó hace 2 años y hace uno que está más activo. Desde sus orígenes la idea fue encolumnarnos en un grupo de mujeres que nos desarrollemos dentro de la industria. Hoy por hoy es muy difícil que en las fábricas las mujeres trabajen para hacer la cerveza, si hay un cargo disponible va a ser ocupado por un hombre por el prejuicio de que sólo ellos pueden hacer fuerza. Nosotras estamos demostrando de a poquito que las mujeres pueden trabajar en ese ámbito.

Vanesa: Somos más de 100 mujeres en la actividad cervecera, no sólo la que tiene fábrica sino la que está conectada desde algún lado con la actividad. Alejandra se puso al hombro empezar a conectarnos, a hablar entre nosotras, una de una fábrica, otra desde la administración de un bar. Esto hizo la unión, se armó esta locura hermosa y nos juntamos a cocinar. No todo es cerveza, como colectivo empezamos a trabajar sobre violencia de género, con los recortes que hay en salud y en educación porque nos afecta directamente en la industria. Es un colectivo federal, hay gente de Rosario, de Mendoza, de Mar del Plata y Tucumán.

¿Cuál fue la primer producción?

Alejandra: La primera fue una Belgian que se llamó «Juanza Azurduy». Fuimos 20 mujeres la que pudimos estar ahí y surgió la necesidad de hacer algo, desde nuestro lugar de mujeres, para luchar contra la violencia de género. Nos enteramos de la propuesta de Mujeres en Lucha: en Mar Chiquita no había policía de la mujer.

Entonces íbamos a los bares a vender la cerveza y lo recaudado fue para ellas. Fue una gran experiencia poder lograr que las mujeres tengan un lugar donde sean asistidas y contenidas. Visibilizamos el trabajo de la mujer en la industria cervecera, un lugar que por normalidad se creía que era de hombres.

¿Qué las impulsó?

Alejandra: Fue la necesidad de no sentirnos solas. Nos ocurría que cuando íbamos a un evento, en el grupo de hombres eramos una o dos y eso era muy notorio. A veces hasta resultaba un poco incómodo, aunque la mayoría estábamos acostumbradas. Eso fue lo que facilitó, tener un gran alcance a capacitaciones y dar la posibilidad de organizarnos nosotras para estar presentes o viajar juntas. Se generó un vinculó y se empezó a trabajar en los problemas que teníamos. 

Vanesa: Empezamos a evaluar que no hay una misma cantidad de jueces mujeres que de jueces varones, que la actividad siempre fue de un ámbito más masculino y la mujer estaba relegada. Al unirnos empezamos a tener más fuerza, pudimos conseguir capacitaciones para el grupo y si además, podemos hacer cosas que generen un trabajo social, bienvenido sea. Además, nos encontramos con nuestras pares.

¿Pensaban que iban a tener esta repercusión?

Vanesa: Se dio en el tiempo y en el espacio justo, cuando las cosas suceden. Es increíble. Cuando arrancó no teníamos esta magnitud, de repente empezó a entrar gente y todas con mucha fuerza. Todavía cuesta pero yo no esperaba esto, es maravilloso porque estoy en el lugar indicado aunque siempre hay que remarla. Decís <que bueno esto> y te abrazas con tu compañera, a la par. Está sucediendo algo que va mucho más de birreras, la mujer está despertando y es inevitable. 

Alejandra: Somos minoría ruidosa. No es un ambiente necesariamente machista pero todas en algún momento nos encontramos con alguna actitud, de sentir ese momento de incomodidad o de malestar, de desvalorizar lo que estábamos haciendo. Es necesario destacar que muchas llegamos a Birreras porque hubo hombres que conocían el colectivo y lo compartieron. A pesar de ser una industria masculina, es un porcentaje muy bajo porque siempre están quienes entienden que esto es necesario.

¿Hace cuánto que producen?

Vanesa: Con mi socio, Eduardo Deleuze, estábamos trabajando en una empresa de viajes y conocí ahí la cerveza belga. Un día le dije que la cerveza que hacía no podía hacerla en el subsuelo del departamento, con una capacidad muy chica y surgió este proyecto.

Yo hice la inversión, fui aprendiendo y dejé de hacer lo que estaba haciendo. Ahora nos agarraron los tiempos de Macri pero siempre hay que ponerle mucho amor. Ahí encontré este fuego que tengo desde la lucha, de generar ideas, de tener proyectos, de hacer algo por el otro.

¿Cómo se preparan para el evento del 13 y 14?

Alejandra: En Avellaneda hicimos una cerveza que no se hace usualmente. Aprovechamos a hacer una Paasbier, una cerveza de Bélgica que se hace solo para pascuas y es la que presentaremos el 13 y 14 de abril que organiza la Subsecretaría de Comercio de Avellaneda. Tenemos muchas expectativas. Lo recaudado va a ser donado para mujeres de Avellaneda y quisimos homenajear a Azucena Villaflor, por ser de la ciudad. Apelamos mucho a la unión de las mujeres porque somos motores de nuevas ideas y nuevos proyectos. En este caso, queremos que en Avellaneda se vea eso. 

VanesaA mí me toco de lleno porque soy de Avellaneda y ahí pensamos que el nombre de la cerveza sea de una mujer relevante de acá, que lo que se genere sea para Avellaneda. Mi socio es el que diseña la receta en combinación con todas nosotras, siempre en combinación de estilo belga y empezamos a pensar cómo era Azucena. Entonces cuando la cocinamos vino Alicia, la hija de Azucena y nos contó toda la historia que vivieron. Vinieron las mujeres de la familia y fue muy fuerte, porque es la primera vez que hicimos la cocción y podemos ademas sumar un contenido que es escalofriante. Además estuvo Magdalena Sierra y se nos abrieron muchas puertas, esperamos que esto continúe y que podamos seguir produciendo. El 13 y 14 vamos a lanzarla en el evento donde también habrá música y comida. 

¿Que objetivos tienen a futuro?

Alejandra: Parte del grupo de Birreras forma parte del comité que organiza el Primer Congreso Latinoamericano de Mujeres Cerveceras. Se hará en Ecuador en el mes de julio y tiene como fin fomentar a nivel regional la cultura cervecera en el ámbito de la mujer. La idea es seguir capacitándonos, hacen faltas juezas, hacen falta sommeliers. Queremos seguir cocinando de manera colectiva, porque nos gusta mucho y genera vínculos. Queremos que muchas mujeres se acerquen porque no es difícil, no es imposible, porque somos mujeres y somos apasionadas, y siempre vamos a encontrará un nuevo lugar o un nuevo proyecto para seguir creciendo

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.