Clarin deja a 56 periodistas en la calle

0 57

Rodeado de policías y cercado por vallas amaneció el edificio de la redacción de Clarín, sito en la calle Tacuarí 1846, había una lista de quienes podían entrar y quienes no, y se estima un total de 56 trabajadores de prensa despedidos bajo la excusa de una “transformación digital” del medio. La planta impresora ubicada en la calle Zepita también se encuentra con vallas y un cordón de seguridad.

Así lo asevero el director de Artes Graficas Editorial Argentina (AGEA) Héctor Aranda quien justifico los despidos por “la crisis que atraviesa la industria periodística en todo el mundo” y a nivel lo cal “a esto se suma el contexto en el que la caída de la publicidad y la circulación se han profundizado con el ciclo recesivo”.

Clarín controla el 100% del paquete accionario de AGEA, y bajo su orbita el multimedio factura y operativiza la circulación de los diarios Clarín y Ole, las revistas Elle, Genios, Tiki-Tiki, Pymes, Ñ, y Shop&Co, entre otras publicaciones. Además, el grupo registró una rentabilidad de 1200 millones de pesos en 2018, y es el mas beneficiado por la pauta oficial.

Los trabajadores de prensa despedidos realizaran una asamblea extraordinaria y concentración frente a la sede del diario en horas del mediodía, en defensa de los puestos de trabajo de la cada vez más bastardeada profesión periodística.

“Convocamos a todos a las 12hs frente a la puerta de Tacuarí 1846 a una asamblea extraordinaria por despidos en los diarios Clarín, Olé y otros sectores de AGEA. Está vallado el edificio y toman lista para entrar” informo el cuerpo de delegados en su cuenta de Twitter.

 

La “crisis” de los medios la pagan los periodistas

Clarín despide trabajadores, Hernan Lombardi echa a más de un centenar de periodistas de Télam, Editorial Atlántida comenzó un plan para reducir todas las áreas periodísticas del grupo, Perfil no paga el bono, Pagina 12 no reconoce al cuerpo de delegados y debe la paritaria de 2018, El Cronista no quiere darles un aumento a sus trabajadores para capear la inflación.

Al parecer, los periodistas dejamos de ser la base y la voz del periodismo, para ser la variable de ajuste primaria, en manos de gente que no tiene nada que ver con el periodismo.

Con una cantidad de medios quebrados por dueños inescrupulosos y poco vinculados con la profesión, otros medios asfixiados económicamente y una suerte de “relativización” del periodismo que se ejerce en los grandes medios audiovisuales, que la empresa de medios más monstruosa del país culpe a la recesión por despedir trabajadores de prensa es, cuanto menos, de dudosa intencionalidad.

Estos y otros factores han dejado a miles de familias en la calle, a una enorme cantidad de periodistas y trabajadores de prensa empujados a protestar por el derecho a trabajar, a ir de juzgado en juzgado, de audiencia en audiencia, de salas de reunión con personajes que nadie conoce y sin embargo manejan los hilos del periodismo corporativo.

Dejar familias en la calle cuando la rentabilidad es gigantesca es una canallada. Dejar periodistas en la calle es silenciar, es amordazar. Y pese a que los planes de reestructuración empresaria siempre son esquivos a la profesión, va a ser difícil para ellos hacer un periodismo sin periodistas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.