Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Brasil profundiza la mano dura.

En el día de ayer, el presidente Jair Bolsonaro sancionó un paquete de medidas anticrimen que endurecen el código penal.

En el día de ayer el presidente brasileño Jair Bolsonaro sancionó el paquete anticrimen. Éste endurece el código penal y va en sintonía con su política de «mano dura». El mandatario realizó algunos vetos al proyecto original. Varias de las propuestas fueron redactadas por el ministro de justicia Sergio Moro.

El texto inicial fue aprobado hace dos semanas por el Senado. Ahora el mismo deberá volver al Congreso para que los cambios sean aprobados o rechazados.

La ley

La disposición determina entre otras cosas la extensión del tiempo máximo de condena de 30 a 40 años. A su vez elimina el beneficio de salidas transitorias para aquellos que hayan cometido delitos que provoquen  la muerte.

El dictamen fue publicado junto con los vetos en el boletín oficial. El Poder Ejecutivo estableció un equipo de trabajo que analizó y debatió el texto proveniente del Congreso.

Las modificaciones al código penal

El presidente mantuvo algunas de las disposiciones del proyecto original. La más destacada es la creación de un juez de garantías. Esta figura se encargará de supervisar los procesos judiciales y no será la misma que el/la magistrado/a  a cargo de dictar sentencia.

Los vetos

Bolsonaro realizó 22 vetos al texto aprobado por el Congreso. Los más destacados son:

-La triplicación de la pena cuando el delito se divulga o comete en redes sociales.

-La recolección de ADN sólo en casos de delitos internacionales contra la vida, la libertad sexual y delitos sexuales contra personas vulnerables. Respecto de este punto, Bolsonaro planteó que esto “contraría el interés público al excluir algunos crímenes considerados de alto potencial ofensivo”.  De esta forma el banco que almacenará el material se extenderá a otros acusados. Los mismos serán los procesados por delitos como organización criminal o tráfico internacional de armas.

Este paquete de medidas forma parte del conjunto de políticas de mano dura llevadas a cabo por el mandatario. Bolsonaro cumplirá su primer año de gobierno el próximo 1° de enero. Ha hecho de la mano dura y de la defensa de la «seguridad pública» sus principales banderas. Mientras tanto el pueblo de Brasil sufre sus ataques.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.