Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Mató a Carolina Aló de 113 apuñaladas, hoy quedó en libertad

Ella tenía 17 años cuando su novio, Fabián Tablado, la asesinó de 113 apuñadas. Fue condenado por homicidio simple, cumplió su condena y salió en libertad.

Ocurrió en 1996, en una casa de Tigre. Fabián Tablado tenía 24 años, Carolina 17. Tras una discusión, la persiguió por la casa y la asesinó de 113 apuñadas. Usó cuatro cuchillos: un formón de carpintería, dos cuchillos Tramontina y una cuchilla de cocina. Huyó de la casa, se lo confesó a un amigo y se escondió debajo del puente Tedín, a veinte cuadras del lugar en el que yacía muerta Carolina.

Horas después lo detuvieron en ese mismo puente. No fue difícil encontrarlo culpable, las armas blancas tenían sus huellas. Él lo había confesado. La querella y la fiscalía solicitaron que se lo acuse por homicidio agravado por alevosía para lograr la pena máxima. La defensa lo quiso declarar «inimputable». En un fallo dividido, la Sala III de la Cámara Penal de San Isidro lo condenó a 24 años de prisión por homicidio simple. La figura de femicidio aún no existía.

Estuvo preso en la Unidad nº 21 de Campana. Mientras su vida seguía adelante, aunque tras las rejas, conoció a Roxana, se casaron en 2007 y tuvieron mellizas. Estudió abogacía y aprendió a hacer artesanías. Tras cumplir dos tercios de condena, se lo benefició con salidas transitorias y la violencia comenzó a reflotar. En 2013, Roxana lo denunció por amenazas de muerte a ella y a su mamá. Por ello, recibió dos años y medio más.

Debió estar preso hasta 2022 aunque, por buena conducta, obtuvo el 2×1 y su salida, finalmente, ocurrió hoy. El Juzgado de Ejecución Penal Nº1 de San Isidro le concedió la libertad.

Sobre la salida de Tablado, Edgardo Aló, padre de Carolina, sostuvo:“Nunca tuve señales de esto. Lo han hecho todo bajo cuerda en silencio absoluto para que esté solapado, de acuerdo a lo que digan voy a accionar por medio de abogados para apelar.»

Carolina Aló
Edgardo Aló – (Imagen: Telam)

En diálogo con AM750, Edgardo aseguró: “es un impacto que pega en la familia y en toda la sociedad, porque todos somos víctimas potenciales de este psicópata. No es un enfermo, un psicópata no se puede curar, es sádico, es perverso.»

Pericias psiquiátricas

Tablado, de 43 años, debió someterse a pericias psiquiátricas. Según expresaron expertos, «no presenta trastornos psicóticos ni psico-orgánicos” y sus facultades mentales «encuadran dentro de la normalidad”. Sin embargo, pese a la normalidad que describen, recomiendan que no esté en contacto con sus hijas.

En 2004, el resultado pericial fue distinto. La Asesoría Pericial de San Isidro ocho años después de su condena, concluyó que Tablado tenía “rasgos psicopáticos y trastorno antisocial de la personalidad”. Además, aseguraron que era incurable para ese entonces.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.