Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Maternidad, autismo y cuarentena

La típica frase “conmigo no se porta asi”, cala profundo o por lo menos esa es la intención, del que pretende desligarse de las responsabilidades de la paternidad. La cuarentena aumenta los momentos de crisis por ausencia de rutinas, y la incertidumbre, en el diagnostico de autismo.

Las crisis en nuestros hijos con discapacidad nos destruyen, no solo físicamente, dejándonos sin fuerzas por la contención corporal, sino que anímicamente quedamos sin energía. A la maternidad con discapacidad se la sigue llevando de manera unilateral.

Estos momentos, llegan de cualquier manera y de forma inesperada en el caso del autismo. Impredecibles, fuertes como tormentas, y no sabemos cuánto pueden durar, como tampoco qué quieren expresar. Seguimos interpretando, intentando averiguar, indagar al pasado reciente o lejano, con el objetivo de comprender qué fue lo que pasó y qué produjo semejante momento angustiante que vivió nuestro hijo.

Sumado a que el momento ya de por sí es angustiante, podemos tener apoyo externo o críticas. El apoyo, emociona. La compañía resulta necesaria, es invaluable! Pero las críticas no son necesarias. La típica frase “conmigo no se porta así” o “a mi no me hace esas cosas”, que buscan desligar la responsabilidad y dirigirla hacia la madre cuidadora, enoja mucho. Personalmente, en un momento, me generaron culpa. Después, entendí que la maternidad responsable y presente genera estas situaciones. Aclaro, relato una realidad muy común, existen excepciones, y menos mal que las hay, lo que no quita esta realidad avasallante y numerosa.  

Nuestros hijos, los que tienen dificultades verbales o directamente los que no pueden verbalizar, eligen con quién comunicarse. Sí, “ELIGEN”, eligen con quien descargarse y a quién acudir para que se los comprenda. No resulta un consuelo, sino una realidad. La necesidad de expresar lo que sienten o la ansiedad que les genera el no comprender  lo que les sucede, solo la manifiestan con quienes ellos consideran que los van a comprender y acompañar. 

Otra vez nos encontramos con la monomaternal responsabilidad. Nos vemos en el espejo agotadas, no solo por la impotencia o por el momento vivido, sino porque sabemos que estamos solas en este proceso tan interno, tan propio y tan sensible.

La capacidad que generamos de poder registrar esa necesidad en nuestros hijos, nos coloca en ese lugar. La mamá otra vez, puede con todo. Muchas veces nos caemos, o creemos que nos vamos a caer, porque por más que exista compañía física, la responsabilidad sigue en cabeza de la cuidadora, sobre la que puede poner límites y abrazar al mismo tiempo.

La titular sigue siendo la mamá, la mujer empoderada, que no solo busca acompañar y ayudar a su hijo, sino que recibe criticas que buscan desligarse de responsabilidades y sumarnos más a las nuestras. 

Es así, el patriarcado se manifiesta de tantas maneras, que hasta se disfraza subliminalmente. No solo no es activo, sino que pasivamente busca responsabilizar a la mujer, de un diagnóstico o de un tratamiento. 

No solo un esquema de cuidados en concreto resulta necesario. Ya que donde el “padre” no está, debe estar el Estado. Sino que resulta imprescindible cambiar culturalmente y sacarnos esas estructuras que de manera tradicional buscan encontrar a la “mamá culpable”. La situación actual de aislamiento social, nos reduce las herramientas con las que contamos diariamente y que realmente nos ayudan a integrar a nuestros hijos. A varias semanas de esta situación extraordinaria, los papeles se nos queman, por lo que es muy necesario volver a nuestras rutinas que tanto ayudan a nuestros hijos a tranquilizarlos y darles esa seguridad que tanto necesitan. Si bien, a la solución hay que pensarla bien, buscando lo más seguro, podemos empezar con la empatía, con la compañía, con las palabras y llamadas de aliento a la que pone el cuerpo y el corazón!

 ¡Las mamás siempre vamos a poder, pero no por la carga impuesta, sino por nuestra fuerza propia y por la que nos dan nuestros hijos con su amor!

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.