Es Tuyo, del Barrio, de Todes

¿Dónde está Marita Verón?

Se cumplen 19 años de la desaparición de María de los Ángeles Verón. Un día como hoy, pero de 2002, fue secuestrada y desaparecida en la provincia de Tucumán. La pregunta sigue siendo la misma, ¿Dónde está Marita Verón?

Nadie quiere ser símbolo de lucha. En Argentina, el secuestro y desaparición de Marita Verón puso luz en un delito organizado que afecta a miles de mujeres en el mundo: la trata de persona.

María de los Ángeles Verón vivía en San Miguel de Tucumán junto a sus padres y a su hija. Vivía la vida que cualquier joven de 23 años podía vivir.

Sin embargo, el 3 de abril de 2002 todo cambió. La joven fue raptada por un automóvil. Según se pudo precisar, el grupo se dedica a la trata de personas y circulaba por la ciudad utilizando la misma maniobra. Desde entonces, nada se sabe de ella.

Los días pasaron y ya se cumplieron 19 años de aquel día. La justicia demoró y retrató la más burda de las violencias. Recién entre los años 2012 y 2013 se dictaron algunas condenas, aunque varias personas fueron absueltas ya que no se pudo dar con el paradero actual de Marita.

La búsqueda continúa. Su madre, Susana Trimarco, no pierde las esperanzas. Junto a su nieta -hija de Marita- buscan justicia por aquel secuestro que dejó en evidencia el funcionamiento de las redes de trata de personas en el país.

En redes sociales, Susana escribió «todos los días estás presente en nuestro corazón y en nuestra vida. Te seguimos buscando».

¿Cómo continúa la causa?

Diez años después de su desaparición, trece personas fueron acusadas por el secuestro y posterior obligación del ejercicio de la prostitución en La Rioja.

Conocidos como el «Clan Ale», el grupo era dueño de varios prostíbulos de la provincia tucumana. Sin embargo, a fines del 2012, todos los acusados fueron absueltos.

El fallo fue revocado en 2013. La Corte Suprema provincia revocó el fallo y ordenó que una nueva sala fijara la pena a 10 de los 13. Dos ya habían probado su inocencia y otro había fallecido.

La justicia condenó a 22 años de prisión a dos hermanos considerados como coautores del delito de  «retención y ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución». También condenó a dos cómplices (18 años) y a otras seis personas como partícipes necesarios (entre 17 a 10 años de prisión).

Pero, por supuesto, no todo salió como debía. La sentencia no quedó firme. Recién en 2017 la sala II de la Cámara Penal ordenó la detención de los condenados, quienes recién en ese momento empezaron a cumplir condena.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.