Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Femicida de Carolina Aló| Condenado por violar perimetrales

La justicia dictó un "veredicto condenatorio" para Fabián Tablado por violar dos restricciones perimetrales durante el 2020.

Este martes la justicia de San Isidro dictó un “veredicto condenatorio” para Fabián Tablada, quien asesinó de 113 puñaladas a Carolina Aló en 1996. Tablada violó en dos ocasiones las restricciones perimetrales que la justicia le impuso para no acercarse a sus hijas y Edgardo Aló, padre de Carolina.

El juez Correccional 6 de San Isidro, Hernán Sergio Archelli, señaló que el delito por el que se lo acusa a Tablada es “desobediencia reiterada”. Previamente, el fiscal del juicio solicitó la pena de un año de prisión efectiva. Mientras que, por su parte, la defensa solicitó en su alegato la absolución de Tablada. 

El juicio se dio de forma remota por la pandemia de coronavirus. Fue una única jornada ante el juez Archelli. 

La familia de Carolina, se presentó a la puerta de la fiscalía de General Pacheco antes de iniciarse el debate. El padre de Carolina pidió una condena ejemplar. Incluso, advirtió que para él, los “asesinos como Fabián Tablado realmente no tendrían que estar en libertad”.

La declaración de Tablada

Tablado aceptó declarar ante el juez y se defendió de la misma manera. Señaló que pensó que las perimetrales ya se habían vencido. “Pasó el plazo y nunca me quedó bien claro que se había extendido por la pandemia, no me llegó notificación de eso”, señaló.

Además, se quejó que una de las perimetrales que violó no tiene sentido. Indicó que en ninguna de las notificaciones que llegaron a su casa expresaron la dirección del Eduardo Aló.

“Desobediencia reiterada”

Una de las perimetrales que tenía Tablada era la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre, lugar donde trabaja Aló. El imputado no podía acercarse a menos de 500 metros del domicilio, pero que desobedeció al pasar caminando a 150 metros.

Asimismo, no podía acercarse a menos de 300 metros de su exmujer, Roxana Villarejo, y a sus hijas. Con Villarejo se casaron en 2007, se separaron y él la amenazo de muerte. Por esa razón, fue condenado una segunda vez.


En mayo había solicitado arresto domiciliario con monitoreo en la casa de sus padres en Tigre o en lo de su novia, una mujer con la que solo interactuó de manera remota. La Cámara de Apelaciones de San Isidro se lo negó.


Tablada lleva preso casi 11 meses por esta causa. Si se lo condena a un año, en diciembre quedaría libre.

En 25 años, esta es la tercera condena que sufre. En 1998 fue condenado por el homicidio de Carolina Aló; en 2013 por amenazas a su ex mujer; y en esta oportunidad, por desobedecer la justicia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.