Con la frente en alto

0 424

Independiente no pudo contra Gremio en Porto Alegre y cayó 5 a 4 por penales, tras disputar 70 minutos de los 120 jugados con un jugador menos.

El Rojo llegaba con la ilusión de alzar su título número 18 a nivel internacional pero quedo en la nada al perder con el conjunto brasileño. Sin embargo, la entrega demostrada por el conjunto comandado por Ariel Holan debe dejar a los hinchas más que orgullosos de su equipo.

Los primeros minutos del encuentro fueron totalmente del local que presionaba y no dejaba jugar al rojo, impidiéndole que tome el control de la pelota. La primera gran situación llegó antes de los diez minutos con un gran desborde de Everton, que volvió loca a la defensa durante todo el partido, eludiendo a Campaña y definiendo, pero Amoberieta lo impidió tirándose al piso y salvar lo que era un gol seguro. A partir de allí El Rojo despertó y fue llevando el tramite del encuentro a la mitad de cancha, logrando crear una situación clara de gol con Leandro Fernández, que el guardameta rival rechazaba sin problemas.

En un partido que cada vez se caldeaba más, los de Avellaneda se quedaron con un jugador menos a falta de cinco para que finalice el primer tiempo. Fue luego del que el arbitro revisara con el VAR un rechazo de Amoberieta que dejó la pierna muy estirada impactando en Luan y saco correctamente la roja. La polémica pasa porque antes del rechazo, un jugador de Gremio estaba en fuera de juego lo que provoco ese despeje apresurado, pero que el juez de linea no cobro. Según la reglamentación del uso del VAR solo puede utilizarse para jugadas de roja, goles, penales y confusión de identidad.

Así culminaría una primera mitad caliente y con un Independiente que no podía llevar a cabo su juego y era superado ampliamente por su rival.

El segundo tiempo, como paso en Avellaneda, El Rojo aguanto con un hombre menos, cerrando los espacios y de vez en cuando intentando salir de contra. El local era el dominador de la pelota pero le costo ser claro para llegar al arco defendido por Campaña, que fue la gran figura con intervenciones claves para mantener su arco en cero. Tapandole un mano a mano a Everton y remates desde fuera del área. Además de tener la fortuna que el cabezazo del nueve rival impactara en el travesaño.

El encuentro culmino empatado en cero y fueron al alargue. Gremio intentaba e Independiente aguantaba con un estado físico increíble y con una garra terrible logró llegar la definición a los penales. Pero fue el local quien estuvo implacable convirtiendo los cinco penales, mientras que en el último penal del rojo el arquero rival le contuvo el remate a Benitez, dejando al Rojo sin un nuevo título.

Pese a no obtener una nueva corona, el conjunto de Holan tiene que tener la frente en alto por lo mostrado en ambos encuentros, donde disputo 180 minutos de los 210 jugados con un hombre menos. Ahora se le viene lo que más espera el jugador y el hincha del rojo: La Copa Libertadores.

Leave A Reply

Your email address will not be published.