Cuadrilla del Arte: cultura y expresión artística callejera

0 84

La Cuadrilla del Arte es un colectivo de artistas de Avellaneda integrado al Municipio de Avellaneda y que funciona hace 9 años desarrollando distintas intervenciones en las paredes de la ciudad. Desde #ElNumeral conversamos con Jorge Alejandro Esteco, pintor desde los 18 años y miembro del colectivo expresión cultural.

Fotografía: Matías Morel

El proyecto surge en el año 2009 con la intención de recuperar el espacio de paredes que estaban deterioradas en la ciudad. Desde ese momento se convocó a un concurso para que los artistas presenten sus bocetos y se recibieron más de 200. Luego, un jurado de artistas junto al intendente, Jorge Ferraresi, seleccionaron a los 10 ganadores que fueron los que iniciaron los murales con el propósito de realizar los primeros 20 murales.

En ese momento, se estaba impulsando el programa Argentina Trabaja y desde el municipio se convocó a aquellos artistas que habían sido seleccionados y se encontraban desocupados a conformar este colectivo cultural.

“Pato”, llamado así por sus conocidos, forma parte de este colectivo desde hace 8 años. Él fue uno de los que envío sus bocetos en la convocatoria. Pese a que los mismos fueron rechazados, luego fue convocado desde el municipio para sumarse y desde ese momento participó de diversas intervenciones como la del puente Crucesita, sobre Avenida Belgrano y Avenida Mitre: “La cuadrilla del arte es un foco de expresión callejera y plástica. Algún vecino te dirá que es una lavada de cara pero es una corriente artística”

En la cuadrilla participan gran cantidad de artistas plásticos de la zona, pero en su mayoría, son de Avellaneda.“La distribución de las paredes varían, por ejemplo, si hay una inauguración de una plaza o espacios verdes dentro de eso está presente la cuadrilla. Entonces, cuando se pone en valor diferentes cuadras de un barrio también estamos porque los diseños descubren otro mundo”, agrega.

Por mes la cuadrilla realiza entre tres y cuatro murales, Pato ya perdió la cuenta de la cantidad de intervenciones en las que participó: “Es un laburo plural, en conjunto. No estas laburando solo. La intervención se hace mínimo de a dos o tres”. Los diseños se deciden previamente, se arman bocetos de lo que se va a plasmar pero nos aclara que muchas veces no se utilizan: “Me ha tocado pintar de todo, pero hay cosas que uno prefiere no hacer”.

Pato destaca la importancia que se le da a la cultura en Avellaneda: “La mayoría de nosotros que estamos laburando acá partimos desde un centro cultural dentro del barrio. Yo empecé a hacer murales acá porque estaba en un espacio así sino no lo hubiese hecho. Al ser comunal tenes el puntapié inicial. Acá en Avellaneda está institucionalizado pero en la calle a veces no lo ven como un trabajo o creen que estás jugando con los colores. Esto es un oficio totalmente político o idealista, siempre hay una intención”.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.