Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Por justicia completa para Maxi y Darío: se lanzó la campaña #ConEllosNo

Ayer, en horas del mediodía la Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi lanzó la campaña #ConEllosNo, y reclamó porque “los asesinos de ayer no pueden ser los salvadores de hoy”, tal como el lema de la campaña reza. Leo Santillan, hermano de Dario, en compañía de organizaciones sociales y de derechos humanos fue parte de la convocatoria, y comentó en dialogo con El Numeral que el objetivo era “denunciar y repudiar la candidatura de Felipe Solá de cara a las elecciones en octubre”.

“Urgía salir a repudiar esto porque hay dos organizaciones conocidas –Movimiento Evita y Corriente Clasista y Combativa- que lo presentan como un candidato para octubre” aseguró Leo, y en el comunicado que difundieron a la prensa afirmaron que esta campaña “es la continuación de la lucha por el juicio y castigo a los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda”.

Felipe Solá y sus pretensiones de candidatearse como presidente de la nación son el centro del repudio de las organizaciones. El actual diputado nacional de Red x Argentina está acusado ante la Justicia por ser uno de los autores intelectuales y responsables políticos de la Masacre de Avellaneda, donde fuerzas de seguridad reprimieron una protesta social y asesinaron a los militantes Darío Santillán y Maximiliano Kosteki.

Ante esto, Leo se aferra a la generación de conciencia por medio de la campaña: “ya tenemos confirmado presentarnos en Jujuy, Salta, Rio Negro, Tucuman, Cordoba y otras provincias”. Comentó también que las charlas y las actividades que comenzarán a desarrollar son algunas de las herramientas con las que cuentan para mostrar quien es quien de cara a las elecciones: “hay gente que no sabe, pero debemos explicar por medio de la lucha, siendo creativos, moviéndonos, con esfuerzo y cuerpo para que la gente sepa y tenga herramientas para elegir, generando acciones que puedan interpelar a la sociedad.

Ante la consulta de El Numeral por los apoyos a la campaña, Leo comentó que “la idea es demostrar que no solamente somos los familiares de Darío quienes repudiamos esto, sino que hay muchas organizaciones, compañeros y compañeras que están acompañando este pedido por el cual Felipe Solá lejos de ser candidato a presidente es un firme candidato a la cárcel”

Lo que se dice y lo que se es

En la convocatoria, la Comisión señalo hechos con los cuales quedó manifiesta la complicidad del entonces gobernador Solá con la represión y asesinato. Uno de ellos fue felicitar públicamente al comisario Alfredo Franchiotti, encargado del operativo y condenado por el hecho, luego de que las fotografías icónicas que lo incriminaban tomaran conocimiento público.

Otra de las acciones disuasivas de Solá, recuerda Leo Santillan, “fue la explicación que le dio telefónicamente a Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora) de lo ocurrido en Puente Pueyrredón: ‘es un enfrentamiento de pobres contra pobres”. El 24 de marzo pasado Solá fue invitado a movilizar a Plaza de Mayo en la misma marcha que las Madres, Las Abuelas, las familias de víctimas de Gatillo Fácil, y miles de militantes como Maxi y Darío.

Además, durante la represión de Cambiemos en la votación del presupuesto 2019, Solá dijo en el Congreso al presidente de la cámara baja “por experiencia le digo que hay una directa relación entre la decisión política y la actitud policial. No existe esa idea de que ´bueno, son policías, están en la calle y le pegan a cualquiera´. La policía sabe cuáles son las órdenes. Así que no disociemos la actuación policial de la decisión política, porque eso no es así”.

La interesante reflexión del ex gobernador bonaerense permite pensar que la sinergia entre decisiones políticas y represión policial le cabe también a el mismo, y tal como sostuvo en su momento Vanina Kosteki “el pez por la boca muere”.

El hermano de Dario Santillan le dedico algunas reflexiones a la militancia que postula y apuntala las aspiraciones electorales de Solá: “genera es bastante bronca e indignación ver una juventud que lejos de estar en las calles está acompañando a este personaje, pero tenemos alegría de no sabernos solos, la fortaleza de estar acompañados y decirles que la lucha no está en los escritorios sino en la calle”.

Si bien hay distintas organizaciones que acompañan la vía electoral, hay que saber con quienes se presentan y a quienes acompañan porque, así como mataron a Darío y a Maxi mientras ocupó un cargo importante en la represión, este personaje puede volver a encarar estas respuestas cuando la protesta social es imparable, como lo fue en el post 2001”

Durante el acto, las y los oradores sostuvieron categóricamente que «no van a traicionar a Darío y a Maxi, pero tampoco a Aníbal Verón, a Carlos Fuentealba, a Santiago Maldonado, a Rafael Nahuel, ni a Luciano Arruga ni a tantos pibes y pibas asesinados por este maldito sistema» tal como lo ratifico Leo a El Numeral.

Sobre el reciclaje de la política, y de ciertos personajes de la política que exceden a Solá (como el caso de Jorge Sobisch, responsable del asesinato del docente Fuentealba, que volvió a la competencia electoral en Neuquén, y otros tantos personajes), Leo Santillán denuncio que “los partidos políticos más tradicionales mantienen un acuerdo de preservación e impunidad

“Esta justicia no investiga la complicidad judicial y política. Además, los diferentes partidos no investigan esto es porque buscan preservarse ellos mismos” añadió Leo, y ratificó que “sabemos que lo del 26 de junio no fue la primera represión, y si logramos romper con ese manto de impunidad sentamos un precedente para las represiones que se vienen dando a lo largo de los años, para que cada responsable político se tenga que cuidar más y no actuar impunemente al dar órdenes”.

 

Un día de junio de 2002 en Avellaneda.

El 26 de junio de 2002, el comisario Alfredo Franchiotti y el cabo Alejandro Acosta asesinaron a los militantes sociales Darío Santillán y Maximiliano Kosteki durante una jornada de lucha en el Puente Pueyrredón. La orden de reprimir la dio Felipe Solá, entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires y hoy precandidato a presidente de la Nación.

Policía Federal, Bonaerense, Gendarmería, Prefectura y el ex Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE) actuaron en conjunto para desalojar la manifestación de aquella tarde. Hubo francotiradores, agentes de civil y se reclutaron policías retirados para participar de la feroz cacería que dejó el saldo de los dos muertos y 33 heridos.

Aunque los dos responsables materiales del asesinato de los jóvenes militantes fueron condenados a prisión perpetua, “el Poder Judicial no avanzó en enjuiciar a los responsables políticos que ordenaron la brutal represión del 26 de junio de 2002 en las inmediaciones de la Estación Avellaneda” acusó la Comisión en su comunicado.

Las familias de las víctimas son querellantes y hace más de 16 años que le piden al juez Ariel Lijo que investigue la participación intelectual y la responsabilidad política de Felipe Solá, del expresidente Eduardo Duhalde, de los funcionarios Aníbal Fernández, Alfredo Atanasof, Juan José Álvarez, Jorge Matzkin, Oscar Rodríguez, Carlos Ruckauf y Jorge Vanossi.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.