Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía

La serie documental de Netflix dirigida por el británico Justin Webster ha generado mucha polémica y revivido todo el caso Nisman y AMIA. ¿Cuáles son los elementos centrales de la misma?

*por Florencia Defelipe y Aimé

Mucha fue la expectativa que se puso sobre la presentación del documental dirigido por el británico Justin Webster. El cuestionamiento partía desde la «objetividad» que podían llegar a tener o no el análisis que apuntaba a la muerte de Alberto Nisman.

Verdaderamente, desde la producción se supo darle una diversidad de entrevistas que es difícil de encontrar en los medios de comunicación masivos de Argentina. Oscar Parrilli, Carlos Stornelli, Laura Alonso y hasta el mismísimo Alberto Fernández son algunos de los personajes que dan su visión de los hechos y acompañan la trama. El material de archivo es soberbio y minucioso: el primer juicio a la AMIA y la participación en este de Cristina Fernández junto a Nisman es algo que nunca ningún portal o programa difundió.

Sin dudas, la polarización en nuestro país no va a modificarse: las personas que piensan que Nisman se suicidó, seguirán teniendo esa convicción al igual que las personas que piensan que fue asesinado. Pero hay bases asentadas para llegar a varias afirmaciones sobre su muerte y la investigación de la voladura de la AMIA que sí se dejan aseverados en el documental y que es importante destacar.

Los elementos centrales

Nisman participó del primer juicio por AMIA y trabajó con los dos fiscales que quedaron señalados como cómplices de Galeano. Sobre la voladura del edificio de la Mutual Judía poco se termina sabiendo, solo que se culpa a la República Islámica de Irán de haber perpetrado un atentado. Lo curioso es que las pistas sobre dicha teoría las proporcionan los servicios de inteligencia encabezados por Alberto “Jaime” Stiusso y la Embajada de Estados Unidos.

Por otro lado, la «pista» que tenía Alberto Nisman para haber denunciado a Cristina Fernández de Kirchner y sus allegados por el memorándum con Irán era información que le habían hecho llegar los miembros del servicio de inteligencia también de la mano de Stiusso.

Capítulo aparte hay que dedicarle a un personaje tan siniestro como este último que comienza contando que su apodo «Jaime» viene de los chistes de Jaimito y sus compañeros de la SIDE lo describían así «como un chico travieso». Sin dejar de decir la soberbia e impunidad con la que habla durante todo el documental.

En días como los que vivimos, donde el presidente Donald Trump se enfrenta con la República Islámica de Irán nuevamente y se amenaza con una posible tercera guerra mundial, este tipo de contenidos no parecen inocentes. Si bien son muchas y diversas las voces que se expresar tanto sobre la muerte de Nisman como por el atentado a la AMIA hay un uso de aquella terrible tragedia que solo abona a continuar con una constante estigmatización de la religión islámica.

Trailer

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.