Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Despidieron a la última paciente que se alojaba en el Centro de Aislamiento de la UNQ

El Centro de Aislamiento montado en la Universidad Nacional de Quilmes cerró tras despedir a Brenda, la última paciente alojada por COVID19.

Esta mañana Mayra Mendoza junto al Secretario de Salud de Quilmes, Jonatan Konfino y el rector de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) despidieron a Brenda, la última paciente alojada en el Centro de Aislamiento montado en la casa de estudios. 

“Recién salió Brenda, vecina de Itatí, la última paciente aislada en este Centro de Aislamiento, donde pasó sus días de recuperación y ella decidió venir para prevenir el contagio a sus dos hijos y a su pareja”, sostuvo Mendoza.

A partir del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) que se dictó el 18 de marzo, el municipio debió generar un espacio para reducir el colapso de clínicas y hospitales. El 28 de marzo comenzó el montaje del Centro de Aislamiento y el 22 de abril abrió sus puertas. Permaneció abierto, recibiendo pacientes leves, 177 días.

CAS UNQ

Según un informe realizado sobre el CAS UNQ, se alojaron 407 mujeres, 362 varones y 185 niños y niñas (0 a 13 años). En total, se alojaron 954 personas. Sin embargo, en simultáneo se alcanzó un pico de 120 pacientes.

Funcionamiento del CAS UNQ

El trabajo se dividió en áreas responsables del buen funcionamiento. Entre ellas, se destacan: cocina, seguridad, logística, mantenimiento y salud.

En la cocina contaron con alrededor de 36 trabajadores y trabajadoras. A través de distintas propuestas alimentarias, se garantizó las cuatro comidas. Se entregaron un total de 23.944 porciones entre desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Para la seguridad, se elaboraron protocolos y trabajos de seguimiento a través del circuito de cámaras. Esta área se ocupo, además, de la entrega de las distintas pertenencias que acercaban familiares a pacientes aislados. En total, 12 trabajadores municipales y 8 policías.

Las áreas de logística y mantenimiento fueron las responsables de garantizar el buen funcionamiento del CAS.

El área de salud es la más importante. La atención médica se realizaba tres veces por semana. Realizaban el seguimiento de la evolución del cuadro por COVID19 y patologías asociadas. Contaron con personal de salud, personal de SAME y ambulancias; derivaciones en casos de mayor complejidad; y otorgamiento de turnos a efectores de salud municipal.

Según se pudo registrar, a lo largo de estos ocho meses, trabajaron 6 médicos municipales; 5 enfermeras y enfermeros municipales; 4 odontólogos y técnicos odontológicos; 40 médicos y médicas del SAME; y otros 30 trabajadores y trabajadoras de la salud.

Por último, destacaron la participación y solidaridad de los y las voluntarias.
Fuente: Municipio de Quilmes

 

También te puede interesar

La Fundación Diego Milito donó sábanas para el centro sanitario de la UNQ

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.