Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Las invisibles del Aborto Legal 2020

En una jornada histórica donde el Senado de la Nación debate por segunda vez la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), debemos reconocer a las personas que se cargaron esta lucha.

El miércoles se acercó medio millón de personas al Congreso. Detrás de esa cantidad de gente están las que resuelven, disponen. No se detienen ante ningún obstáculo porque tienen claro el objetivo. No tienen seguidores en Instagram. Nadie las conoce. No son las caras visibles y si le pedimos exposición prefieren pensarlo. Ponen el cuerpo y el tiempo. Dejan hijes, parejas, corren de un trabajo a otro.

Quizás entienden que la historia les pertenece más allá de los flashes. Son heroínas. Sus nombres y sus caras no son reconocidas pero su trabajo es inmenso. Son las militantes de un movimiento que avanza y que llegó para quedarse. Las que no se detienen y no necesitan reconocimiento ni cámara. Las que reciben las críticas y todos los pedidos porque el otre no la ve como una igual, la ve como lo que es, aunque a veces les pese. Aunque a veces quieran abandonar en el camino. Aunque no ocupen puestos de poder.

Son las más poderosas y nosotras lo sabemos. Son el apoyo, la contención y el impulso para que las que se luzcan sean otras. Para que nos planteemos una sociedad diferente, las que quieren cuidar con la potencia femenina. Son las que quieren transmitir pensamientos y respetar las elecciones. Son las que nos están abriendo camino. Las que levantan sillas, arman carpas, debaten con todas las participantes. Producen y ejecutan. Las que arman campañas dignas de la envidia de cualquier partido. Son ellas. Son diferentes en sus cuerpos, en sus maneras de hablar, en sus personalidades, pero son iguales. Solo tienen diferentes maneras de ganarse la vida. Las fisuras no se notan y las que no temen al no como respuesta. Las que ven un futuro diferente. Las que no se rinden. Quizás la vida les quitó el miedo. Pero son de carne y hueso. Y es lindo abrazarlas, reparar en la calidez de su mirada, en la entrega sin límites. Porque también son mujeres. Por suerte más valientes que muchas de nosotras. 

Este es mi homenaje para ellas, las militantes feministas.

Las que reciben los embistes, pero no el reconocimiento. Las que no tienen miedo de un número ni de que les digan que no pueden. Porque ellas encontraron el poder de generar desde adentro. Entendieron antes la fuerza de juntarse. No les pediría que salieran en las fotos, pero ojalá queden para siempre en los libros de historia.  Porque gracias a ellas pienso mil veces antes de repetir patrones. Porque gracias a ellas las invisibles podemos ser visibles. 

Dedicado a todas las militantes de la Campaña Aborto Legal, Seguro y Gratuito, a Melisa de Abofem Argentina y Gise de Mujeres Audiovisuales y a todas las que militan en silencio todos los días por el movimiento. 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.