Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Ir a votar con un DNI no binario, no todo es bronca y dolor

Por primera vez, las personas no binarias pudieron votar con otro género que no sea el binario y excluyente de mujer o varón.

En estas elecciones paso fueron varias las imágenes que circularon a lo largo de la jornada.

No faltaron los retratos de les compañeres aportando por primera vez su enorme granito de arena a la democracia.

En esta oportunidad, se sumaron las fotografías que ilustran los nuevos derechos conquistados y que evidencian los resultados de la eterna lucha de los movimientos disidentes por la visibilidad y una vida digna.

Por primera vez, las personas no binarias pudieron votar con otro género que no sea el binario y excluyente de mujer o varón.

“Ir a votar con mi nuevo documento es un golazo. Buscar en el padrón electoral con mi DNI y que aparezca mi nombre es una felicidad inmensa”.

Esta vez ir a votar es como una primera vez, con muchas expectativas, había manifestado al medio Presentes le activista no binarie de Ushuaia, Shanick Lucián Sosa Battisti.

“Ir a votar con mi nuevo documento es un golazo. Buscar en el padrón electoral con mi DNI y que aparezca mi nombre es una felicidad inmensa”.

Además, fueron múltiples las personas del colectivo travesti trans que finalmente celebraron una votación sin vulneraciones hacia sus identidades de género autopercibidas.

“Si hace menos de dos años me hubieran dicho que hoy iba a estar así, ni les creía”, dijo el comunicador Oliver Nash en Twitter luego de poder votar por primera vez con su nombre registrado.

Según comentó en su cuenta, hace dos años, en la mesa de votación se habían puesto a debatir su identidad enfrente de todes, a pesar de que el trato digno a las distintas identidades está garantizado en la Ley de Identidad de Género.

Hablemos de leyes

La ley de identidad de genero es una de las leyes más importantes que nos interpela en carne propia, y que se sumo en el año 2012 al paquete de políticas publicas que el gobierno nacional sancionó.

Entre las cuales están: La ley de Matrimonio igualitario, Ley de fertilización asistida, Ley de interrupción voluntaria del embarazo, La aparición de un DNI no binarie y la reciente Ley de promoción del acceso al empleo formal para personas travestis trans.

Simone Juarez, y su reciente DNI no binarie

Simone Juárez, una joven de 28 años del partido bonaerense de Moreno, ayer ejerció por primera vez su derecho al voto con su nuevo Documento Nacional de Identidad no binario, en una jornada que consideró “histórica” por su relevancia en cuanto al respeto de las diversas identidades de género.

 

“Es un momento muy importante para nosotras, las no binarias del conurbano”, expresó Simone en diálogo con Télam con evidente emoción, una sensación compartida también por algunas de las personas que coordinaban los comicios, quienes calificaron el suceso como un “momento histórico en Moreno”.

Allí, tal como estipula la Ley de Identidad de Género fue tratada de forma digna y respetándose su género por parte de quienes estaban a cargo del desarrollo de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

“De muy chica me sentí fuera de los patrones del binarismo, pero hace muy poco pude ponerle un nombre a eso”, narró en compañía de una amiga, con quien desde los 16 años comenzó a tomar hormonas.

En la adolescencia sentía que su identidad era ser mujer, sin embargo luego conoció lo que era “estar por fuera del binarismo”.

“Mis tías travestis me enseñaron que yo no tenía que adaptar mi cuerpo a lo que la sociedad me dijera, sino que tenía que sentirme libre de expresarme y de ser, aunque eso fuese no ser ni varón ni mujer”, expresó.

A pesar de que su familia siempre la apoyó, Simone destacó que fueron ellas quienes la guiaron y acompañaron en la búsqueda por su identidad de género y de quienes aprendió a luchar por sus derechos, en este transitar colectivo de la comunidad LGBTIQ+.

Con su nuevo DNI y el comprobante de voto en mano, Simone instó a “una revolución de género con consciencia de clase y para la clase popular” y a que el Estado siga avanzando en políticas “que garanticen nuestros derechos”.

Aunque nos queda mucho por recorrer y unas cuantas batallas para dar, cada espacio habitado por el colectivo merece ser celebrado. Ir a votar con el cambio registral en el DNI es un acto político hacia la sociedad que siempre soñamos.

Fuentes: Feminacida, télam, presentes lgbt.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.