Es Tuyo, del Barrio, de Todes

El 2021 ya dejó un saldo de 160 femicidios

Según el registro elaborado por Mumalá, en Argentina se cometieron 246 muertes violentas de mujeres, travestis y trans, de las cuales 160 fueron femicidios o transfemicidios.

El Observatorio Nacional “Mujeres, Disidencias, Derechos” de Mumalá lanzó un nuevo informe con las cifras de la violencia de género más extrema. Desde el 1 de enero al 29 de septiembre se registraron 246 muertes violentas de mujeres, travestis y trans, de las cuales 160 corresponden a femicidios.

Si bien existen un sinfín de políticas públicas destinadas a la prevención y asistencia de víctimas de violencia de género, las cifras preocupan y advierten que es “de carácter urgente la aplicación de medidas efectivas”, señalan desde la organización. “Exigimos la declaración de la Emergencia Ni Una Menos y la implementación de las planteadas en el proyecto de ley presentado en dos oportunidades en el Congreso Nacional”, concluyen.

Los datos relevados indican que de los 160 femicidios, 37 fueron muertas violentas asociadas al género, vinculadas a economías delictivas o colaterales, y robos. Además, 38 muertes violentas de mujeres se encuentran en proceso de investigación.

Asimismo, 133 fueron femicidios directos; 4 vinculados de niñas o mujeres; 1 vinculados de niñas o mujeres por interposición en el hecho violento; 10 vinculados de niños o varones; 7 vinculados de niños o varones por interposición en el hecho violento. Además, se contabilizaron 5 trans-travesticidios y 245 intentos de femicidios.

La edad promedio de las víctimas de femicidio es del 38 años. El rango etario más afectado es el de 19 a 40 años ya que representan el 54% de las víctimas.

Por último, se registró que 168 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre.

Tasa provincial y nacional

A nivel nacional, la tasa de femicidios es de 0,58 cada 100.000 mujeres. A nivel provincial, la situación más compleja es de Santiago del Estero (2,21). Lo sigue Formosa (1,95); Tucumán (1,61); Salta (1,23); Neuquén (1,2); La Rioja; y Chaco (1). La provincia de buenos Aires tiene un promedio de 0,68 cada 100.000 mujeres; y la Ciudad de Buenos Aires 0,5.

Tierra del Fuego, La Pampa, San Juan y Chubut no registraron víctimas.

Vínculo, denuncias y modalidad del victimario

Como cada mes, recordamos que el lugar más inseguro para las mujeres es el propio hogar. También las personas que nos rodean y están más cerca.

El 62 % de los 160 femicidios fue cometido por parejas o ex parejas; 15% fue cometido por hombres conocidos por la víctima; 6 % por hombres familiares directos; 8% de los femicidios fue cometido por hombres familiares indirectos; 4% por hombres desconocidos por la víctima; y 5% sin datos.

La modalidad más utilizada por los femicidas es el arma blanca (33%); lo sigue el arma de fuego con 25%; a golpes el 17%; 8% quemadas; 12% fueron asfixiadas; y 5% utilizó otras modalidad.

Con respecto al lugar donde se cometieron los femicidios, el 63% fueron cometidos en la casa de la víctima o en la vivienda compartida; 12% en la vía pública; 5% en descampados; 3% en el lugar del trabajo de la victima; 4% de los femicidios fueron en la vivienda del victimario; 10% en otros lugares; y de un 3% no hay datos.

Por último, el 21% de las víctimas de femicidios habían denunciado previamente a su agresor. De ese universo, el 60% contaba con una orden de restricción de contacto o perimetral y el 6% botón antipánico.

Femicidas

Según los datos que aporta Mumalá, el 17% de las veces el femicida asesinó a una tercera persona. En este caso hay dos posibilidades, un femicidio vinculado por interposición, es decir, que quedó en el medio del hecho violento; o un femicidio vinculado donde el agresor busca dañar de manera irreversible a las mujeres.

El 17% de los femicidas (11 en total) se suicidó, mientras que el 6% lo intento. Además, el 9% de los femicidios fueron cometidos por personas de las fuerzas de seguridad; y en el 23 % de los femicidios cometidos con arma
de fuego, se utilizó un arma reglamentaria.

Por otro lado, el 12% de los agresores tenían antecedentes penales de violencia de género.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.