Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Transodio en el Sanatorio de la Providencia

"Una cosa es tener protocolos de higiene y otra cosa es esconder a la gente", asegura Otto, una joven trans despedida el martes tras conversar sobre su transición con Recursos Humanos.

Otto Montserrat es una mujer trans médica, que fue despedida sin motivo alguno del Sanatorio de la Providencia luego de informar su transición de género al área de Recursos Humanos. En diálogo con El Numeral, nos relata su paso por la clínica y como las violencias fueron creciendo desde su llegada.

«Yo trabajo ahí desde mayo de 2021. Me postulé para la residencia de clínicas médicas/sistema de formación en el Sanatorio de la Providencia, ubicada en Tucumán 1800, Capital federal. Había llegado por internet, me lo habían pasado por LinkedIn y quedé», relata.

«Desde un primer momento me habían puesto un montón de peros por mi apariencia, explícitamente me han dicho que no coincidía con la que el sanatorio buscaba», agrega.

Asimismo, Otto contó los pedidos que le hacían desde el instituto. «Yo nunca lo hice, me teñí por un deseo personal, pero nunca me lo corté. Como eso no les gustaba, me pidieron que en todo momento este tapado. Yo por una necesidad de trabajar y vivir hice caso. Un poco también porque desde adentro una nunca ve la totalidad de las cosas. Hoy puedo entender que no funciona así. Una cosa es tener protocolos de higiene y otra cosa es esconder a la gente«, sostiene. 

«No funciona así, una cosa es tener protocolos de higiene y otra cosa es esconder a la gente»

Respecto a sus tareas en la clínica, explicó que sus tareas fueron rotativas a lo largo del tiempo. «Estuve en sala clínica médica y la rotación fue con una médica de planta especialista en medicina interna. Después estuve mucho tiempo en urgencias, donde atendí gente que se interna y pacientes ambulatorios. Por último estuve en terapia intensiva, pero no me dejaron terminar la rotación justamente por esto que paso», explica.

«En ninguno de esos servicios la pase mal, mis compañeros siempre fueron divinos conmigo. Siempre fue un tema de directivos, hasta la jefa de Comercialización y vos decís ¿Qué tiene que ver la jefa de comercialización ahí? Bueno aparentemente este es un sanatorio privado, que prioriza la plata y deja de lado los derechos humanos«. 

«Este es un sanatorio privado, que prioriza la plata y deja de lado los derechos humanos»

Según nos relata la médica, ya se encontraba en un proceso de transición cuando ingresó al sanatorio. Sin embargo, en ese entonces no lo exteriorizó. Con el paso del tiempo comenzó con el proceso de hormonización y fue allí cuando lo contó con sus colegas. «En ese entonces se lo dije a pocas personas y hace unos dos meses meses empecé a decirlo abiertamente», agrega.

«El mes pasado lo dije en clínica médica y a distintas enfermeras y médicos en la guardia. Yo les fui notificando todo y siempre tuve su aval. Que si bien una no necesita el aval de nadie, esta bueno que distintas personas se alegren y te apoyen. Compartir es importante«, sostiene.

«Hace una semana hable de este mismo tema con la jefa de Recursos Humanos. Me la crucé y hablamos. Ahí me dijo que yo era super bienvenida a ser quien sea en el sanatorio mientras, obviamente, me adapte a los códigos de higiene y seguridad«, detalla.

«El martes no me dejaron entrar a trabajar, no me dejaron fichar y me dijeron que pase por recursos, donde me esperaban con el telegrama de despido. Me quisieron calmar diciéndome que tranqui, que me iban a pagar. Yo quiero el trabajo, no quiero la plata». 

«Me quisieron calmar diciéndome que tranqui, que me iban a pagar. Yo quiero el trabajo, no quiero la plata»

«Me pidieron que me vaya, me fui, avise a mis compañeros que nadie sabía nada, mi jefa de guardia renuncio igual que dos compañeras más y mi jefa de clínica medica supuestamente no sabia nada. Al día de hoy estoy esperando que me explique por qué me despidieron. Ella no me llama, no me contesta, nada. De más decir que todos sabemos por que. Desde que entre siempre hubo un objetivo hacia mi: que yo no sea yo. La verdad que es lamentable», concluye.

Al día de la fecha, Otto ya realizó la denuncia correspondiente frente al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, INADI quienes le pidieron que una vez que esté el expediente, recaude todas las evidencias posibles.

Además, se contactó con la Defensoría LGBT de Capital Federal, quienes la recibieron con mucha predisposición y le propusieron una reunión en los próximos días.

Fragmento de la exposición del caso en las redes sociales de la médica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.