Habladurías: Lo que aprendí sobre mi aspecto físico

0 94

Durante los 32 años que llevo de vida como mujer aprendí muchas cosas sobre cómo tengo que comportarme con respecto a mi aspecto físico. No hablo en particular de la imagen del cuerpo ideal impuesta a través de los medios y las publicidades, que considero una pieza central de  nuestros males, y será objeto de otra columna. Estas cosas las fui internalizando por escuchar atentamente a muchas personas que hablaban a mi alrededor. Todos siempre opinaron, y siguen opinando, con muchísima convicción sobre cada uno de estos tips.

Por lo que aprendí hasta ahora:

No hay que pintarse demasiado: No te pintes tanto, parece que querés llamar la atención, querés que los tipos te miren, querés gustarle a los hombres y que tengan ganas de cogerte. Y más que es de día y estás yendo a hacer las compras, ¿por qué tanta necesidad de llamar la atención? ¿Fuiste a trabajar así a la oficina? No podés pretender que se tenga en cuenta tu opinión en la reunión con los labios así pintados de rojo. Típico de minita, estás en lo superficial.

No hay que estar descuidada: Che, cuidá tu imagen. Estás re dejada, no te peinás, te vestís así nomás, siempre andás en zapatillas, parecés un chabón. Así nunca vas a conseguir novio.

Hay que estar depilada: Tenés que estar depilada, el pelo en la pierna o la axila es un asco, a la vista y al tacto. Ni hablar si se escapa algo por fuera de la malla. Parecés una sucia, te queda feo, no seas ridícula… Andá a depilarte. Debe re doler, ¿no? Ustedes las mujeres tienen re aguante, se la bancan más que los hombres, qué fuertes son… Depílense.

No hay que ponerse zapatos muy altos: ¿Para qué se ponen esos zapatos con taco? Es obvio que están re incómodas y lo hacen solo para que les guste a los hombres. Se re adaptaron al sistema. Si son tan feministas deberían usar zapatillas.

Hay que ser femenina: Parecés un pibe cuando te vestís, ¿pollera con zapatillas? A los hombres no nos dan ganas de cogernos a alguien que se viste como nosotros, ponete unos aros, unos tacos, algo más de mujer. Así nunca vas a conseguir novio.

No hay que fijarse tanto en la ropa: ¿Para qué estás media hora eligiendo qué te vas a poner? Las mujeres siempre igual, no paran de dar vueltas con la ropa. ¿Por qué no son simples como nosotros?

No hay que mostrar mucho el cuerpo: Y, es obvio, si te ponés esa pollera sabés que te van a mirar el culo, ¿para qué lo hacés si no? Con ese escote qué querés que haga, la mirada se te va para ahí. Si vas a estar mostrando tanto después no te quejes si los tipos te dicen cosas por la calle. Tené muy en cuenta que los hombres a las minas que se visten así las quieren para coger, pero no las eligen para casarse.

Hay que ser flaca: Pobre esa piba, es gorda, no entiendo cómo no hace dieta. ¿Los padres no le dicen nada? Así no la ayudan. Los pibes no la van a mirar. ¿Cómo se va a poner esa remera que se le ve así la panza? Qué horror.

No hay que pensar todo el tiempo en la figura: Ustedes siempre haciendo dieta, siempre pensando si “se me ve este rollito”, o si tienen unos kilos de más. Qué superficiales, siempre fijándose en lo estético, no como los hombres que piensan en cosas más importantes.

Nunca, jamás, se muestra la celulitis: ¿Era necesario que se ponga ese short con el que se le ve toda la celulitis?????

No hay que tener pelo corto, y menos rapado: ¿Viste esa piba con ese corte de pelo que parece un pibe? ¿Es lesbiana, no? ¿Y entonces por qué se lo corta así?? No parece una mujer.

No hay que darle bola al pelo: Las mujeres siempre igual, dos horas para secarse el pelo. La planchita, la tintura, cientos de pesos en la peluquería, parece que les encanta, van ahí para chismosear. Qué complicadas que son.

Hay decenas de otros tips. Pero a mí se me ocurrió una idea mejor: dejen de rompernos los ovarios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.