Es Tuyo, del Barrio, de Todes

En diálogo con artistas locales | Hoy: Aylu Carmona

En el marco de la “Semana de la Música”, conversamos Aylu Carmona, una artista quilmeña multidisciplinaria con una sensibilidad especial.

En el marco de la “Semana de la Música”, desde El Numeral nos propusimos visibilizar a grandes artistas locales. En esta oportunidad, conversamos Aylu Carmona.

Aylu vive en Quilmes, tiene 29 años y no solo canta con una sensibilidad única, sino que también toca el ukelele, la guitarra y el piano.

La artista nos cuenta que se sintió musica mucho antes de tener la oportunidad de empezar a cantar. Actualmente estudia Terapia Ocupacional en la Universidad Nacional de Quilmes. De esta manera, comparte su música desde otras perspectivas y con otros objetivos.

“Estudie un tiempo canto, pero la realidad es que casi todo lo aprendido fue de la mano de amigues con les que fuimos construyendo este recorrido, comenta.

“Empecé solo cantando, incorporé hace algunos años como primer instrumento el ukelele, y después todo muy loco, terminé tocando un poco de guitarra, un poco de piano, un poco de todo, recuerda la artista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Aylen Carmona (@aylu.carmona)

Los inicios

La realidad es que desde muy chica estoy en contacto con la música. Mi mamá canta e ilumina como el sol cuando lo hace. Mi papá también es músico, toca la guitarra y trajo consigo bagajes musicales que datan de los 70, 80, época dorada de la música.

Cuando era piba, cerca del año 98 o 99, mi mamá me regalo un CD que compro en una baratija de todo por $2 de Maria Elena Walsh. Era un disco con grandes éxitos de ella, y a mi escuchar ese disco me desarmo y me volvió a armar entera.


Aylu Carmona recuerda haber pasado horas y horas bailando y cantando la Reina Batata en el comedor de su casa.


No se si tuve la oportunidad en ese momento de dimensionar qué era lo que estaba incorporando a mis días.  Hoy con el diario del lunes puedo entender de qué iba todo eso: una chabona torta que en los 70′ le cantaba a les pibis, una locura.

La primera vez Aylu cantó fue con tan solo 10 años, “un día que no sé cómo terminé cantando un tema con una compañera de la escuela en una peña escolar. Cantamos un tema de “la Sole”, y fue loquisimo estar en un escenario”, asegura.


¿Cómo atraviesa el territorio tu carrera musical?

Todo el recorrido musical que tuve la oportunidad y un poco el privilegio de atravesar, lo hice bien con los pies hundidos en mi barrio, en la ciudad de Quilmes.

Desde acá pude empezar a compartir lo que me salia por el cuerpo, en un territorio en el que la música local se veía siempre entre las mismas caras de varones cis que una y otra vez habitaban los espacios y los escenarios.

Toqué en bandas, canté primera voz, hice coros, mirando para atrás siempre fueron bandas con muchos integrantes y casi siempre fueron varones.

Foto: @ssfotografx

Aylu nos cuenta que después de reconocerse dentro del feminismo y de las luchas por distintas poblaciones vulneradas armó una banda junto a dos amigues.

“La banda permitió tocar en distintos espacios, con propuestas ultra amorosas y cuidadas, con una mirada super empatica hacia le artista que viene a compartir algo. Desde ahí me dije a mi misma, es por acá, no había otra“, sostiene.


¿Qué referentes tenés actualmente y cuáles fueron cambiando con el paso del tiempo?

Desde muy chica y gracias a sus padres, según lo que nos cuenta, la cantante tuvo la oportunidad de escuchar personajes y bandas muy icónicas para la cultura musical. Artistas como Spinetta, Seru giran, Los Beatles, entre otres.

“Esto de alguna forma se vio enriquecido hoy, junto con las perspectivas de género que intento replicar en mi dia a dia”, comenta.

“Toda la música que escuchaba provenía de creadores varones cis. Por suerte también estuvieron muy presentes Maria Elena, y una banda de blues argentina conformada por mujeres, que se llamaban “Las blancablus”. Hoy reivindico esas artistas desde lugares muy hermosos, que me construyeron y me hicieron llegar también a donde estoy hoy”, agrega.

En las creaciones de Carmona, se puede encontrar un poco de cumbia, un poco de pop, un poco de rock “¿Qué seríamos sin la diversidad?” se pregunta.

¿Qué canción es tu favorita para interpretar?

Una canción que me gusta mucho mucho interpretar, y que no lo suelo hacer en vivo, es Recuerdos de Ypacarai de Javier Solis. Es un tema que le cantaba mucho a mi ahijado cuando era muy bebé, y se instalo para siempre en mi corazón, junto a una ternura inimaginable.

¿Artistas locales que recomiendes?

Entre les artistas locales que me convocan y a quienes admiro profundamente, se encuentran Etta y Ludmila Herrera, dos personajas zarpadas en la música.

¿Qué se viene a futuro?

Mi idea es seguir haciendo y compartiendo música, compartiendo en espacios invisibilizados y cuidados, donde nuestro active y participación siento que es fundamental para seguir construyendo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.