Es Tuyo, del Barrio, de Todes

«Podemos hablar de un nuevo Plan Atlanta en la Argentina»

Alessandra Minnicelli, abogada y esposa del ex ministro Julio De Vido analiza la coyuntura de nuestro país relacionando las medidas de la última dictadura cívico militar con las que toma el gobierno de Mauricio Macri.

En su carta a la junta militar Rodolfo Walsh hablaba de la “miseria planificada”. ¿Macri tiene el mismo plan?

Si, no tengo ninguna duda. En realidad someter al pueblo argentino al hambre, a la miseria, al desguace, a todo eso nos acostumbró la dictadura. Pero esto no es una dictadura sino un proceso democrático, de tinte neoliberal, integrado por muchos de los que participaron de la dictadura desde la sociedad civil. Por eso en este momento tienen más vigencia que nunca las palabras de Walsh en este sentido.

¿La encarcelación de dirigentes en la actualidad es, como en la dictadura, necesario para que el gobierno lleve a cabo medidas económicas de ajuste?

En realidad el objetivo en este momento del encarcelamiento a la dirigencia política es perseguir al opositor. Hace poco fui a una jornada de derechos humanos y comente que en el 76 había una sociedad genuflexa y ahora estamos en la misma situación. Antes ante la muerte de hijos e hijas, la frase era “bueno algo habrán hecho”, como para no querer comprometerse. Ahora estamos ante una persecución feroz de dirigentes que han hecho mucho por el país y por cambiar las condiciones de vida de muchos argentinos basados en un modelo nacional. Ese modelo nacional la derecha lo detesta y por eso corren a esos dirigentes de la escena pero la sociedad sigue siendo genuflexa como antes y lo difícil es despertar a la sociedad y explicar que quieren politizar la justicia. Están llevando temas que son netamente de la política a una discusión estéril, por eso tampoco avanzan las causas. Porque no hay “causas” desde el aspecto técnico del derecho penal, hay persecución penal a opositores políticos, que necesariamente tienen que estar invisibilizados. El objetivo de meter a alguien en prisión es tenerlo oculto, fuera de la realidad, que se conecte con el afuera solo por medio de  su familia, o con un diario que llega dos días después. La voz de Julio desde el Congreso hubiese sido muy potente porque llevo adelante políticas muy importantes y ahora estaría confrontando abiertamente con Macri, como pidieron los argentinos que lo votaron.

Se dio a conocer en la investigación del juez Ramos Padlla que hay carpetas que hablan no solo de Julio De Vido, sino también de  Luis D Elia y otros dirigentes detenidos. Cuál crees que fue el rol de D´Alessio y Stornelli en las condenas de Julio De Vido?

Yo creo que tuvieron un rol protagónico al cien por cien. Antes de que el juez Ramos Padilla pudiera contar en el congreso todo lo que había investigado y dictaminado la Comisión Provincial por la Memoria integrada por Pérez Esquivel, pudimos escuchar en radio y televisión audios, donde se hablaban estos dos personajes y contaban que en una habitación pequeña del Hotel Four Season se habían juntado para armar la causa GNL y así meter presos a De Vido y a Barata. Más allá de que me corre un escalofrío por la espalda por ser la esposa de Julio, me parece espantoso pensar que alguien arteramente está pensando en encarcelar a los que piensan distinto. Porque lo que muestra la causa del Gas Licuado es que todos los que opinaron desde la Corte Suprema, todos los peritos que iban para un lado en la determinación de la verdad técnica – si hubo o no hubo sobreprecios o desvío de fondos- fueron dejados de lado y buscaron otros que fueran convenientes para poder probar lo que se buscaba. Tomaron datos técnicos falsos, copiándose de una monografía de estudiantes chilenos, tomando mal los datos del técnico estadounidenses que eran inaplicables a la realidad de la compra de nuestro combustible, se hizo una pericia sobre la pericia del perito Cohen, que termino procesado. Cuando ves eso decís que locura, han armado causas para encarcelar gente. Julio fue desaforado tres días después de las elecciones de medio término, y puesto preso sin que haya habido declaración indagatoria en la causa por la que hoy está detenido, por un convenio se demoraron un año en hacer la pericia. Indudablemente querían mantenerlo detenido todo el tiempo que pudieran.

El lawfare atraviesa a distintos países de América Latina. ¿Para vos podemos hablar de un nuevo Plan Cóndor?

Podemos hablar de un nuevo Plan Cóndor y de un nuevo Plan Atlanta que se asemeja más a esto. Porque lo que efectivamente se busca a través de personajes del estilo de D´Alessio es empezar a minar a las organizaciones sociales, al sindicalismo, demoler al peronismo y sus mayores referentes. Una demonización que partía de la descalificación a las personas. Se miente abiertamente sobre personas representativas y eso termina en un descreimiento sobre lo que ideológicamente representan.

¿Cuál es tu opinión sobre la ley de testigo arrepentido?

Yo creo que la ley del testigo arrepentido en otros países y bien aplicada puede servir. Hay un video en las redes sociales de un docente muy valioso Marcelo Santinetti que en su momento asesoraba al Senado de la Nación. Él explicaba la diferencia de aplicar la ley de testigo arrepentido en Alemania y en Argentina. Creo que para el proyecto argentino los peores conceptos y en su aplicación se violaron todas las normas y garantías legales porque se puede buscar que alguien se arrepienta y que se haga cargo del delito. Ahora lo que tenés que hacer como juez o fiscal es buscar las pruebas que te validen lo que dice el testigo y además validarlas antes del año y mantener la garantía del proceso. Cuando le tomó declaración a un testigo arrepentido, deben estar todas las partes, que esto se filme y se resguarde. Hoy por hoy, ni siquiera sabemos como se dijo lo que se dijo, que se escondió de hablado con estos testigos, dónde están algunos de estos arrepentidos y cuántos de ellos han ido a contra documentar. Lo que ha pasado es que ante la presión del poder judicial que amenazaba con meterlos presos, muchos empresarios luego de ir a declarar, fueron a una escribanía a decir “me obligaron a mentir”. Imaginate esto ante un juicio oral, cuando hipotéticamente tengan que ir a declarar y digan “me arrepiento de haberme arrepentido”. Ese final me lo imagino, como un final de orquesta.

¿Cuáles serían para vos las diferencias y semejanzas del gobierno de Cambiemos y la última dictadura militar?

En realidad siempre existió una grieta o una diferencia en la sociedad. Siempre los que más tienen, quieren más y siempre los que menos tienen, luego de pasar por un proceso de crecimiento como el que atravesamos doce años, quieren la movilidad ascendente. Utilizar a la clase media como moneda de cambio, diciendo “están de mi lado, cuando antes estaban del tuyo”, me parece un manejo perverso del electorado que hace Cambiemos y que también tuvo la dictadura. Y algo trasversal en ambos casos para hacer sus propios negocios, es el brutal endeudamiento. En algún momento era terrible pero pagable porque no se había destruido a la burguesía nacional. Ahora además es un endeudamiento nulo, porque se tomó mal y no se aplicó al desarrollo del país sino a la timba financiera. Hoy están en juego nuestros recursos naturales, porque hemos dejado que por cuestiones “humanitarias” el extranjero imperialista que siempre quiso colonizarlos este adentro, se adueñe de nuestros ríos, de nuestras tierras.

Estos procesos suelen generar individualismo en la sociedad. ¿Cómo se rompe con esa lógica del aislamiento?

La verdad que me resulta muy difícil decir cómo podemos hacer para salir de este aislamiento cuando hay una captación mediática tan fuerte.  No sé exactamente cómo se recrea un nuevo proceso de crecimiento cuando estamos escuchando constantemente que  era sucio o estaba mal hecho. Nosotros habíamos logrado reafirmarnos, en la soberanía, en la industria, en el consumo. Se busco asimetrías regionales pero indudablemente el ciclo no terminó de cumplirse. Si eso hubiese encarnado en cada uno de los argentinos, estaríamos todos en la calle saliendo a defender lo que nos corresponde. Algo pasó, que volvimos a ser esa sociedad genuflexa y comenzamos a pensar que eso no lo merecíamos, o que era ilegal haberlo construido. Creo que hay una sociedad captada por las fake news. No sólo está el lawfare, también hay noticias mentirosas que construyeron una realidad ficticia que se adueñó de una parte de la ciudadanía. Esta situación todavía se mantiene y mientras tanto no creo que la sociedad reaccione a estos gobernantes tan perversos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.