Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Un fin de semana, cuatro femicidios

Tenían entre 15 y 42 años. Los crímenes sucedieron en Chascomus, Santa Fe, Lomas de Zamora y Neuquén.

El Observatorio de las Violencias de Género «Ahora que sí nos ven» informó que, al concluir agosto, se estimaba un femicidio cada 27 horas. Desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto, el número ascendió a 223 femicidios. Los números más altos se encontraron en Buenos Aires, 80; Santa Fe, 19; Córdoba, 18. Frente a números que asustan, desmotivan, las políticas de género no parecen llegar o ser implementadas.

En Neuquén

Laura Cielo López, 18 años, estaba desaparecida desde el jueves pasado. El domingo por la tarde encontraron su cuerpo en el río Limay, cerca de Plottier en Neuquén. La encontraron con mutilaciones en todo el cuerpo, descuartizada. Su desaparición se denunció el sábado en la comisaría 7ma. Salió de su casa por la noche, pero nunca volvió. No hay ningún detenido.

Chascomus

El domingo encontraron el cuerpo de una adolescente de 15 años, Navila Serena Garay. La joven de Chascomus llevaba cinco días desaparecida. El cuerpo de Navila se encontraba enterrado en una casa vecina. Por el femicidio, detuvieron a Néstor Garay. Según indicaron vecinos del lugar donde se encontró el cuerpo, el hombre habría pedido permiso para enterrar a su perro en el terreno.

Santa Fe

María Cecilia Burgadt, 42 años, trabajaba como enfermera en el Hospital José María Cullen. La última vez que la vieron fue el viernes a la tarde. El sábado la encontraron en Las Delicias maniatada, asesinada a golpes.

La desaparición la denunció su hija de 17 años en la comisaría 14 de San José del Rincón. Por el caso, detuvieron a la ex pareja quien, tras una serie de respuestas poco convincentes, afirmó que asesinó a Burgadt.

Lomas de Zamora, Buenos Aires

En marzo, una mujer fue quemada por su ex marido, Leonardo Víctor Zeniquel. Vanesa Evangelina Caro, de 38 años, llevaba un año separada de su Leonardo. Delante de los niños de la víctima, menores de diez años, la roció con alcohol y la prendió fuego. Ocurrió en la casa de Vanesa en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora. Su estado era crítico. Tras recorrer varios hospitales, llegó al Instituto del Quemado donde, a través de una traqueatomía, le dieron el alta en mayo y le ofrecieron un tratamiento ambulatorio. El domingo, tras complicaciones, falleció.

El caso se encontraba como «lesiones graves en contexto de violencia de género». Claudia Postiglione, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Lomas de Zamora, modificó la caratula a «femicidio».

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.