Es Tuyo, del Barrio, de Todes

No hay calle pero hay redes. Organizadas para contener a otras y entre nosotras

¿Luchar con la compañera le gusta a usted? Charlamos con Pamela Olimpo, integrante de la Red de autocuidados feministas que busca acompañar, brindar herramientas, contener y asistir.

Las feministas en la pandemia con la organización y la premura de poder asistir a las otras armaron redes que siguen acompañando y ayudando a las otras. También es un vínculo que se sostiene entre sí para adentro y para afuera. Difícil de explicar para el que no lo entiende o lo percibe como una simple idea radicalízada que no tiene sustento.

¿Qué hacen las feministas en pandemia?

Pamela habla rápido. Tiene dos hijos, un compañero, trabaja de fletera y además integra la Red de autocuidados feministas. Cree que no tiene nada para decir, quizás porque en la vorágine la asistencia se hace costumbre y se autopercibe como poco. Pero una vez que habla de por qué elige vivir de esta forma y no de otra podemos comprender.
Son muchas las redes que tuvieron que crear otro sistema para que nadie quede sin asistencia. Y para eso los grupos de WhatsApp o Facebook pasaron a ser el sistema que reemplaza el alcance personal. Hay una demanda y hay una respuesta, siempre.
Pamela Olimpo asegura que su trabajo de fletera comenzó hace cuatro años, que se juntaron un par de compañeras y armaron una cooperativa para brindar servicios de viajes y fletes.
“Esa fue la primera red que conformé y que fue muy linda por el enriquecimiento colectivo y lo que traíamos de militancia ponerlo en un servicio que les sirviera a todas.”
Cuenta que ahora está colaborando con la Red de autocuidados feministas en pandemia, que si bien cobró forma a partir de la cuarentena era algo que ya venían haciendo. Acompañar a la otra en situaciones de violencia de género o abuso. Brindar todas las herramientas necesarias para poder sacarla de ese lugar. Realizan trámites en organismos, permisos, alimentos, medicamentos, asistencia médica, legal y psicológica. Contener.
Cuidar. Redes que se tejen. Sin miedo, sin planteos, con fuerza y con ternura. 
Red de cuidado
“La red es un lugar que a mi me dio mucho. Para mi es un placer hacerlo desde que empezó este encierro, que no sabíamos que iba a durar tanto, tengo el compromiso de hacer algo por la otra, me podía quedar en casa pero preferí no hacerlo porque puedo llevar alimentos y todo las cuestiones que nombramos recién.”
Elegir ayudar. Esa palabra resuena fuerte. Todos los días levantarse y elegir poner el cuerpo como sea para que otra pueda salir adelante. Creer que se pueda mejorar la vida de quien lo necesite en cualquier contexto y en cualquier momento. No estar en casa quejándose sobre lo que no se puede cambiar sino tener la certeza de que sí. A pesar de las críticas, de los embustes y los malos entendidos. Ellas parecen no escuchar y siguen porque alguien escribió pidiendo ayuda y para eso no hay tiempo, ni partido, ni excusas.
“Organizadas para contener a otras y entre nosotras. En un mundo de hombres y para hombres elegimos la lucha colectiva, para abrazarnos entre todas y bancar la parada.”
El sol va bajando, la calle está desierta, pero dentro de cada casa la realidad es diferente y ellas lo saben.  Y me voy con la sensación de que mientras existan estas heroínas silenciosas aún queda esperanza. 

 

“Nosotras construimos redes desde el horror”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.