Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Insólito | Religiosos hicieron un ritual frente a un boliche LGBT

El hecho ocurrió frente al local bailable "Queen Disco" de Mendoza. Tras viralizarse la grabación de las cámaras de seguridad, hubo un amplio repudio y la dueña del boliche realizó la denuncia correspondiente.

Un insólito hecho generó repudio en la comunidad de Guaymallén, en la provincia de Mendoza. Este martes se viralizó un video donde un grupo de fanáticos religiosos hicieron una especie de ritual para «curar la homosexualidad» frente a un boliche LGBT.

La particular situación sucedió el lunes 11 de julio frente a Queen Disco y The Bar. Allí se congregó un grupo pequeño de religiosos que fue a «exorcizar» el lugar.

Las cámaras de seguridad del local bailable captaron la situación. Enas imágenes se los ve acercarse a la puerta, levantar los brazos y rezar.

Tras terminar sus oraciones, se logra observar como uno de ellos, que en su totalidad parecerían ser cuatro mujeres y un hombre, rocía agua bendita en la puerta del lugar mientras otro integrantes toca una de las paredes del local para «exorcizarlo».

Toda la ceremonia duró aproximadamente diez minutos. Al finalizar, se fueron a bordo de dos autos estacionados en las inmediaciones.

«Dios, salva a los jóvenes del infierno de la homosexualidad»

En ese marco, la dueña de Queen Disco, Ana Laura Nicoletti, compartió con medios locales su indignación. Ella en ese momento no estaba presente, pero le avisaron los vecinos lo que estaba pasando.

«Llegaron dos autos con personas de entre 65 y 70 años. Eran cinco mujeres y un hombre, que se colocaron con las manos en alto y comenzaron a hacer gestos, rezos y oraciones», relató.

Según los vecinos, la gente gritaba «Dios, salva a los jóvenes del infierno de la homosexualidad», mientras tiraban un líquido contra la pared.

En esa línea, la dueña del lugar señaló que denunció el hecho. «La verdad es que yo he acudido a la Justicia. Ya no tolero posturas religiosas que nos toman como enfermos. Soy una mujer absolutamente respetuosa. Uno puede no estar de acuerdo con el estilo de vida de otro, pero el respeto es la base de todo. Yo respeto al otro, y demando el mismo trato. ¿Quiénes son para venir a importunar la paz de mis queridos vecinos, para venir a molestar a mi boliche?», aseguró.

«Esto en un primer momento puede ser tomado como algo gracioso o de color. Es cierto que podemos caer en el error de hacer humor y restarle importancia, pero estas cosas son graves. Todo fanatismo es peligroso«, concluyó.

Recordemos que hace pocas semanas en Buenos Aires hubo un atentado incendiario en Maricafe, una cafetería y librería para la comunidad LGBT y quienes deseen disfrutarlo. Dos hombres llegaron en la madrugada de un sábado a su puerta y lanzaron un objeto prendido fuego que causó destrozos.

Además, el hotel Gondolín, un espacio en Villa Crespo que aloja a más de 50 travestis trans desde hace 15 años, fue incendiado durante la madrugada del sábado 8 de junio.

Estos hechos parecen aislados, pero forman parte de una serie de acciones y discursos de odio que cada vez se ven con más frecuencia. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.