Es Tuyo, del Barrio, de Todes

Di Giacomo: «CABA entrega los espacios comunes a las empresas»

La fundadora de la Asociación Basta de Mutilar Nuestros Árboles expresó su indignación por la escasez de verde en la Ciudad. "Los espacios verdes están en riesgo", señaló.

María Angélica Giacomo es fundadora de la Asociación Basta de Mutilar Nuestros Árboles y, en el marco del día de la Pachamama, expresó el malestar que siente por el trato que la Ciudad de Buenos Aires da a los espacios verdes y espacios públicos.

En diálogo con Lugares Comunes, cuestionó que la Ciudad «avance sobre suelos absorbentes, como los humedales y la entrega de tierra pública a emprendimientos privados». Además aseguró que «utilizan los bienes comunes para ganancia de unos pocos».

«Los espacios verdes están en riesgo, sumado a la entrega de los terrenos en la costanera y otros espacios públicos»

«Pusieron árboles de metal en las plazas donde juegan los niños, no les importa el verde. Buscan formar a las niñeces en la artificialidad y la banalidad, ya casi no hay un lugares donde puedan ir a jugar y estar con la naturaleza», sostuvo Giacomo.

Sobre la decisión del gobierno de Larreta de incorporar árboles artificiales, indicó que «los árboles se cayeron con las lluvias. La imágenes de esos árboles de metal trajeron gran indignación, sentí que no tenían en cuenta esto por lo que tanto luchamos».

«Vemos a diario que en CABA maltratan a la naturaleza, los espacios verdes están en riesgo, sumado a la entrega de los terrenos en la costanera y otros espacios públicos«, indicó la ambientalista. A ello incluye el pobre mantenimiento de los espacios verdes, ya que «plantan grama bahiana que no es de este clima y para mantenerla ahogan árboles centenarios».

Además, puntualizó sobre la gran presencia de empresas de construcción en CABA. «Las empresas de construcción destruyen arboles con permiso de las comunas, ya que nunca se sanciona ese vandalismo. Las podas producen un gran daño, es irreversible, lo hacen en plazas y en calles. Todos están siendo podados, sufren heridas que no se pueden subsanar«.

«La crisis climática es irreversible, en el verano se verán las consecuencias. Nos estamos quedando sin protección. Debemos ver más allá de nuestro ombligo y sumarnos al trabajo colectivo para proteger nuestro derecho a la naturaleza, que da bienestar físico, mental y ambiental», concluyó.

 

Con información de Caput

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.